6.2014 La reinvención del Team Sky

0
3
vistas

Cualquier análisis de la presente temporada pasa siempre por el negro que a veces traspasa, el negro del Team Sky, el equipo que aunque no esté adelante como de él se espera, siempre todos miran de reojo, porque en el fondo saben que es esta estructura está el faro de la modernidad del ciclismo.

2014 no ha sido un buen año para el Team Sky. Dave Brailsford, el ideólogo de todo esto, ejemplificó lo que fue la campaña de los ingleses en la persona de Ian Stannard. El potro inglés ganó brillantemente la Het Nieuwsblad frente a Greg Van Avermaet pero a continuación tuvo una caída que le dejó “out” el resto de la campaña de clásicas. Parecía que nos íbamos a comer el mundo, y mira” vino a explicar Brailsford.

Al Team Sky no le ha salido una a derechas este año. Si nos apuran sólo un ciclista ha estado cerca de los objetivos marcados, y ese no ha sido otro que Bradley Wiggins, un ciclista que es la versión tres escalones degradada respecto al que arrasara en 2012. Wiggo fue campeón del mundo de  contrarreloj y consiguió en California ganar lo que muchos consideran la cuarta grande. Además el londinense fue la única buena noticia de Sky en los parajes de las clásicas con su posición en Roubaix.

Porque, al margen de su decepcionante Tour, el Sky donde debió pasar reválida fue en las clásica de primavera y aquí tienen su debilidad. Geraint Thomas está ahí, asoma, pero no remata. Idem decir de Boasson Hagen, que además abandona el barco para el año que viene. Nada negro entre los elementos clásicos, nada del Sky que se midiera a Cancellara, Tersptra o Van Avermaet. Sólo el triunfo de Stannard y el podio de Thomas en E3.

En el capítulo de vueltas, las cosas se torcieron desde el momento en que Richie Porte, que presenta un esbelto perfil para 2015, no cogía la forma. Anónimos en el Giro, la mala suerte en forma de mamporros se cargó a Chris Froome en la misma entrada de los adoquines y el equipo no tuvo respuestas. Quedó desnortado y a los pocos días, Porte se descolgó de los mejores. En la Vuelta fue el quiero y no puedo de un ciclista mayúsculo llamado Froome, pero Contador estaba en otra órbita.

El año de los chicos de negro ha estado trufado por la mala suerte, pero las cosas no son sencillas en su entorno. Hasta el propio presidente de la UCI, que años atrás habría estado callado, ha cuestionado la hoja de ruta del equipo, un equipo que no es un equipo, pues lleva la bandera de las ilusiones de un país que tiene el ciclismo como tema de barra de pub. No son pocos los que se preguntan cómo es posible que los Yates se tuvieran que buscar la vida en las antípodas. No se lo explican.

Horas bajas, sin duda, pero no se engañen, muchos piensan a todas horas en los ingleses, incluso hasta en sus horas más jodidas. Mientras Brailsford airea los nuevos fichajes, eminentemente enfocados a mejorar en las grandes vueltas, en la casa de enfrente, en Tinkoff-Saxo, se refuerzan con la idea de plantarles cara. Oleg Tinkov cae bien a Brailsford pero éste dice no querer pensar mucho en el ruso.

Y es que mientras el Movistar lidera la UCI por partida doble, el pique que fluye en la cumbre es éste, que no deja de ser el Contador-Froome que todos nos perdimos en el Tour o cómo un equipo -el Tinkoff- ha sacado petróleo de lo que en otro -el Sky- no valía por esa “tolerancia cero” que sólo falta lleven impresa en el maillot. Sí, nos referimos a quienes aterrizaron en el equipo ruso desde el inglés… artífices en gran medida del exitoso año de Contador.

Imagen tomada de www.walesonline.co.uk

INFO 

La gente de Ksix nos habla en primera persona de su batería solar

1

Se trata de un producto resistente y fiable que garantiza vida al móvil más allá de la confortable vida de hogar. Ideal para salidas en BTT, lejos del mundanal ruido, y dándote cobertura allí donde no se puede cargar el equipo. Mirad qué nos cuentan.

Deja un comentario