Connect with us

A Andy Schleck “le imponen” el maillot jaune

Mundo Bicicleta

A Andy Schleck “le imponen” el maillot jaune

LBD Cambrils P

Andy Schleck y Oscar Pereiro ya tienen más de una cosa en común. Ambos, currantes de la bicicleta, no lo dudemos, ya tenían alguna. Les une el amor por la buena vida, entre otras cosas. Desde el martes, sus nombres al unísono figuran con tachón en el palmarés del Tour. El primero sustituyendo a Floyd Landis, el otro a Alberto Contador. Casi cinco años después Christian Prudhomme se ha desplazado con otro maillot amarillo en el equipaje para vestir un nuevo ganador. Mal asunto. 
En esta ocasión lo ha hecho con el nuevo de Le Coq Sportive, como en la época de Perico. Una muesca de esa grandeur que los franceses quieren mantener en burbuja. Si hubiéramos sido meticulosos a Andy habría que haberle calzado un Nike.

Ya es suyo
La noticia de la entrega del maillot amarillo del Tour de Francia a Andy Schleck ha pasado, al menos para un servidor, muy desapercibida en los medios nacionales. Me llegó de rebote en boca de uno de mis habituales compañeros de carrera. Hasta Bernard Hinault se ha ido a Luxemburgo para vestir en persona al noble ciclista. El fondo del acto tenía al ciclista celebrando un triunfo en esa edición. Cuando se lo dieron a Pereiro, había una foto de los Campos Elíseos. Para quienes amamos el ciclismo, decadente.
Andy acepta el maillot, a regañadientes, pero lo acepta. Qué remedio. Se ve obligado. Seguimos en las mismas. Nadie tiene los santos huevos de decir que esto es un círculo vicioso imposible de romper porque lo que le ha pasado a Contador le puede venir devuelto a él. Y con creces. Dice que esto no es como ganarlo en la carrera, nos ha jodido. Quizá para querer ganarlo sobre el asfalto debería trabajar un poco más, sólo un poco. 
Si el pequeño de los hermanos quería un argumento para no pegar un palo al agua, ya tiene otro, tan contundente como un Tour de Francia en su palmarés. Johan Bruyneel, quien estuvo presente en ese ensayo de acto, no sé si estará tan feliz. A la pésima campaña de su multimillonaria estructura, se le añade este hartazgo que ni siquiera tienta a disimular respecto a los Schleck. El mentor de Radio Shack lo ha dicho: “Nadie tiene la plaza asegurada en el Tour”. Tampoco Andy. 
Una prueba de fuego del poder ejecutivo del técnico belga en la escuadra que heredó del Discovery, tras breve paso por Astana, frente a los hermanísimos la tendremos en el propio Tour y en la alineación o no de Frank Schleck en el mismo. Prescindir del tercer clasificado de la última edición cuando éste es un pésimo apoyo para quien fue segundo, y tu principal baza, quizá sería la más acertada y didáctica decisión. Frank Schleck dejó tirados a sus compañeros, auxiliares y técnicos siendo noveno del Giro. Aquello fue un alarde injustificado de arrogancia que sinceramente ni la carrera, ni el equipo, ni los aficionados,… merecieron.

Continuar leyendo
Te puede interesar...
5 Comentarios

Más en Mundo Bicicleta

Inicio