A los que gustan de contar medallas, que se olviden de las del ciclismo

5
2
vistas

Durante las próximas dos semanas este país consagrado al fútbol abrirá miras más allá de los tapices verdes. La actualidad olímpica competirá con desigual fortuna ante los bolos de verano  de nuestros equipos, con la esperanza de que se cuenten muchas medallas españolas entre las rendijas que dejen los Mou, Tito y cia.

Me comentaba Juan Gutiérrez, redactor de As, vía twitter que los informes del COE hablan de entre 13 y 17 medallas. No parece tan malo, a priori. También Odriozola, el presi de la Federación de Atletismo, hacía cábalas que no cuadraban por ningún lado. A mí las cuentas me salen más modestas, incluso sobre las que vaticina Goldman Sachs para España. Más allá de los deportes de equipo, dotados con profesionales en muchos casos, y algunas disciplinas como la sincronizada, remo & piragüismo y algo más veo pocas opciones.  
Los personajes del COE, con ese ex judoca tan bien peinado llamado Alejandro Blanco al frente, han lanzado una cifra que espero no contemple las preseas ciclistas, por que mucho me temo que éstas brillarán por su ausencia. Londres será el espejo de lo terriblemente mal que se ha hecho en el ciclismo español, que como pronosticamos puede pasar de las cinco de Atenas, más de un 25% del total del medallero, a una o ninguna, si nuestros pros no lo evitan el sábado y José Antonio Hermida en la jornada de clausura.
Se te extrañará, Samu
Pero, arrogarse un podio en la prueba de fondo de Londres es simplemente una lotería. Ni siquiera el todopoderoso equipo británico, que acude con el 100% de sus efectivos y corre en casa, puede apuntar tan alto con la certeza absoluta. David Millar decía que no contemplaban otra opción que el sprint con Mark Cavendish. Una carta arriesgada, sin duda, pero la más clara, tanto que para ese fin pondrán a primero y segundo del Tour en el empeño. La crono es otra moneda al aire, como el rendimiento de Luisle, más cuando en liza están los tres cocos Wiggins, Martin y Cancellara y pululan otros como Froome.
De pista, próximamente tendremos una muestra de cómo se han hecho las cosas, y no ahora, que con la crisis todo se justifica. El desamparo de una disciplina que ha dado siete medallas en dos Juegos con los medios más irrisorios ha sido sangrantey por fin los mentores tomarán nota de la realidad en el precioso velódromo londinense. La cuarteta rueda entre el quinto y sexto lugar y las opciones individuales pasan por ese bingo llamado ómnium en manos de Eloy Teruel y Leire Olaberria, ambos con una competencia brutal. A partir de ahí “rien de rien”. Esperemos que visto el presumible descalabro –os juro que quiero equivocarme- el paisaje se solucione en Río de Janeiro por doble vía: la interna, darle a la pista lo que se merece desde España, y otra externa, recuperar la cordura en el programa olímpico e reintroducir puntuación, madison y persecución.
Y nos queda José Antonio Hermida, pues en BMX el camino hasta Londres se hizo corto y ninguno de los nuestros pudo dar el salto a la cita. Hermida es fiable y sólida baza pero la competencia es también tremenda. Lo era también en Atenas, él llegó en su mejor momento y lo hizo valer. Éste es un competidor nato del que se acuerdan cada cuatro años en su país. Quizá en él, a priori tengamos la mejor esperanza. 
Si te ha gustado, que espero que sí, algo al menos, dale a alguna de esas pestañas de divertido, interesante,…

  • Buen post Iván!! Yo también creo que las medallas serán un metal muy codiciado.Aún así cruzaré los dedos para que Luisle haga una buena carrera.

  • Muy buena entrada. Yo creo que Luisle aunque difícil tiene una oportunidad al bronce.

  • El circuito no se adapta para nada a las características de los corredores españoles y el director me parece incapaz de tomar decisiones con coherencia. Además, el máximo favorito al (más que probable sprint) es Cavendish, que acabó en una forma espectacular el Tour (con dos victorias en los últimos tres días e incluso dejándose ver en la montaña) y que cuenta con los dos mejores corredores a día de hoy: Wiggins y Froome, ellos sólos pueden atrapar cualquier escapada.

    • Joder Iago, viendo tu inicio no entiendo que a mi me digan que soy duro

  • Las grandes mentes suelen pensar igual, ¿Leíste el comentario de Phil Ligget en Velonews? Por otro lado, aunque Wiggo y Froome son mucha pieza, es factible reventar la banca y evitar una llegada masiva en la ruta. Muchos apuestan por ello. La pregunta es ¿tendrán piernas y agallas?