Todo al azul, todo al Etixx

0
1
vistas

Como si una ruleta de esas que seguro puebla los bajos de alguno de esos macrocomplejos hoteleros que salpican caprichosamente el paisaje de Qatar, el mundial de contrarreloj por equipos se juega todo al rojo o al azul. Recuerdo la primera edición de este desnaturalizado mundial, por no no celebrarse entre selecciones y sí por marcas comerciales. Recuerdo aquella subida al Cauberg, enseña de Valkenburg, que deshojó a los rivales del Etixx para que ganaran esos cuando aún se llamaban Quick Step. Pasó un año y volvieron a ganar los belgas y a los dos, ya en Ponferrada, pasaron al relevo los BMC, los rojos, que renovaron laurel en Richmond.

Qatar marcó el desempate. ¿Rojo o azul? salió lo segundo, el azul, en una hoguera de emociones, porque los belgas se abrazaron con generosidad tal punto vieron que los BMC no les iban amargar la tarde qatarí, en una de esas sugerentes puestas de sol que siempre se atisban desde suelo árabe.

Se abrazaban Tony Martin y Niki Terpstra, por tercera vez campeones en la disciplina, auténticos maestros del rodar colectivo. Sus compañeros Lampaert, y Vermote, participaban de la fiesta. Alrededor Bob Jungels, una de las perlas de la campaña que languidece, que sinceramente ofrecerá tardes gloriosas más no tardar, y, ojo atencion, Marcel Kittel, el velocista que contrarrelojea como los mejores, un ciclista que si ve lanzar el sprint de lejos puede optar a ser campeón del mundo perfectamente.

La cita por eso era especial para BMC que inicia aquí la cuenta atrás a su nuevo nombre en competición. Tras varios años de apuesta personal y desenfrenado desembolso, la marca suiza busca compañeros de viaje y no lo hará como campeona del mundo. El año que viene tendrá nueva denominación, no sabemos cuál a ciencia exacta, pero esto días la relojera suiza, la marca de los perucos que quitan el sueño, Tag Heurer, ya ha anunciado que se sube al barco. Excelente noticia, lo habían hecho desde el cronometraje de carreras, ahora desde el seno de un equipo, perfecto.

Se les hizo larga la crono a Dennis, Phinney, Quinziato y cia. No pudieron desempatar con Etixx, pero estuvieron ahí como los siempre omnipresentes Orica, terceros, mojándoles la oreja a los Sky, en el particular duelo anglosajón que tan bien se reproducen en las persecuciones de pista.

Y esto dio de sí el primer capítulo del controvertido mundial de Qatar. Sabemos de él porque había cámaras, otra cosa fue el público, terrible, no hubo ni la cantidad de personas que suele a haber en un velódromo español los días de campeonato. Aquí al menos van los familiares de los corredores, a Qatar me parece que ni eso. Empieza una semana curiosa para los mentores de la UCI, una semana al final de la cual alguno debería dar explicaciones.

Imagen tomada del FB de Uci Doha 2016

INFO

Conoce el servicio de Nacex para transportar tu bicicleta

Deja un comentario