Connect with us

Alberto Contador: ayer, hoy y mañana

Ciclistas

Alberto Contador: ayer, hoy y mañana

LBD Cambrils P

El último suspiro del año que vio el regreso de Alberto Contador nos dio un par de entrevistas que relatan el presente que rodea al ciclista de Pinto y da pistas sobre el futuro, pistas que como veremos toman derroteros nunca ecuchados de su voz pues como bien dice Fernando Llamas, el primero en sacarle en las páginas de Marca, se trata de la primera ocasión en que se oye hablar a este profesional de su vida fuera de la bicicleta.

El ciclismo exige muchas cosas en la vida y yo le doy mucha importancia a los amigos, a la familia…

LBD Campus Melcior M

La conversación con Llamas no evidencia, por eso, la complicidad que el ciclista estrecha con otros periodistas. Llamas inquiere al ganador de la Vuelta sobre el mal rollo que pudo generar su historieta de la rodilla herida en el Tour. El ciclista quita hierro, pero la pregunta tiene fundamento pues que algo recorrió el pelotón fue obvio. Por cierto que fue el propio diario Marca quien dio colofón a la “gesta” de Contador con portadas como la entonces referida.

Hay algo evidente: cuando tienes más nivel, hay quien está más a tu favor y quien se pone en el otro lado. Pero, si pongo la balanza, debo estar agradecido por cómo me tratan. No veo esa animadversión que usted señala

Sobre el tema de Astana, nada que opinar. Sabe perfectamente que estas cosas son de ida y vuelta. Dice que sólo se preocupa de lo suyo, como otros también se preocuparon de lo suyo cuando él reclamó apoyo. No en vano a él su ostracismo le cayó en Astana y compañero Roman Kreuziguer aun paga cuestiones de su época celeste. Es decir por mucho que quiera pasar página, lo que ha ocurrido en Astana le afecta, vaya si le afecta, Contador es un ciclista con pasado, y tener pasado en ciclismo no es baladí.

Respecto a lo que dice, créame que en la concentración no me distraigo con nada. No hablamos de eso. Solo me cuentan lo que me afecta

Eso sí, afirma que “ahora, este es un deporte limpio” aunque cueste créelo viendo los razonamientos que prevalecen. Y hablando de futuro, sabe que cuando él no esté, ni Purito, ni Valverde, pueden venir vacas flacas. Es de agradecer su apuesta por la fundación, me consta por algunos chavales que tienen todo lo necesario, pero de ahí a arrogarse la exclusividad del futuro español va un trecho: “De una cosa estoy seguro: el futuro del ciclismo español pasa por la Fundación”.

A los pocos días, Carlos Arribas, en El País, y con ese torrente literario que el periodista saca en cada texto, entrevistó al ciclista en un tono mucho más próximo que el periodista del Marca. No obstante los tiempos han cambiado, y el periodista ya no usa aquello tan inocente de “el chico de Pinto” cuando caminaba acosado por el clembuterol que apareció en un control. Llevado el hilo hacia la competición, Arribas le preguntó por la indulgencia que no le regaló a Chris Froome en Ancares.

Es diferente cuando en un puerto te vas con otro corredor y este te ataca una o dos veces por kilómetro. Es diferente de cuando va a un ritmo permanente, porque cuando te va probando cada pocos metros la situación cambia. Te pone al límite y es inevitable que llegue el momento en que tú decidas probarle a él. Y así fue con Froome

También le probó Andy Schleck en el Tourmalet y se fundió en un abrazo al cruzar el arco de meta tras darle la victoria. Con todo admite que a la Vuelta “fui de rebote, en el último momento, aunque reconozco que todo lo que pude entrenar lo hice a tope y llegué hasta cansado a la Vuelta. Hice en 14 días el entrenamiento de un mes o mes y medio” y sí, sabe que ha perdido crédito en el pelotón con la previa de la carrera: “Quizás esto haga que la próxima vez se me cuestione más, pero esto es así, siempre los rivales tiran balones fuera”.

Un mes después de que Andy Schleck se retirara con un Tour ganado por sanción de Contador, el pinteño sigue contando ese periodo de sanción como suyo, ajeno al castigo del TAS, ese que le dejó sin un Giro ni un Tour de una tacada. Sigue vigente su plaza en aquel Tour, que no fue la cuarta -ocupada por Voeckler. Sigue vigente en su mente porque nada de esa época queda en los anales.

De aquel Tour -2011-, que terminé cuarto, estoy orgulloso de mi ataque en el Télégraphe el día del Galibier

Arribas sí que pregunta por el próximo calendario con el objetivo sobre Giro & Tour del tirón, algo que “me extramotiva” y abre la puerta a las tres grandes en un año, una apuesta arriesgada pues se puede dar el plausible caso de que “gano Giro y Tour, algo ya grandísimo, pero pierdo la Vuelta. Ya queda empañado el año”.

En resumen, tenemos Contador para dos o tres años, eso se desprende. Lo tendremos arriba, disputando, de otra manera no sabe estar y posiblemente  se muestre más comedido en lo que dice. Cuando se retire pensaremos qué podría haber ganado de no haber estropeado tanto tiempo y energías en los imponderables que bien se ha granjeado, ha heredado o se le han cruzado. Contador es un corredor irrepetible, en toda la acepción de la palabra, y aunque algunos no me crean, cuando no esté le echaremos de menos.

Imagen tomada de www.iberobike.com

Clic para comentar

Más en Ciclistas

Inicio