Alberto Contador, un fallo contado a píldoras

0
1
vistas
Prueben a poner clembuterol en Google, como en todo, el metabuscador les dará la clave. “El Clembuterol (Clenbuterol en inglés) es un fármaco comúnmente empleado en enfermedades respiratorias como descongestionante” arranca la wikipedia, luego vienen las entradas mediáticas, en la posición dos, nada menos, con lo que cuesta estar en el top del Dios de los dioses de internet. Las referencias a exoneraciones por estas substancias se multiplican a continuación.
La cotizada primera página siquiera cita a Alberto Contador, el deportista cuyo positivo por esta substancia dio otra dimensión a la misma. En el siempre interesante epígrafe final de búsquedas más frecuentadas en relación con el temita tampoco se cita.
Sea como fuere el caso de Alberto Contador, desde que estallara hace más de un año, ha seguido un perfil de diente de sierra que según aproxima el final no sabe uno en qué puede acabar. Si hace poco reclamábamos un poco de seriedaden el cerco al dopaje, tan elástico él que ni los profesionales del gremio de abogacía querrían poner la mano en el fuego, convendría reparar en este caso como un ejemplo paradigmático de cómo invitamos al aficionado a pasar olímpicamente de éste  y otros deportes.
Tras el giro sufrido después de sendas apariciones con Pedro J, el caso entró en un letargo cuya sombra siempre merodeó al mejor corredor del mundo en las grandes citas. Contador, para tener el proceso en este stand by, ha debido gastarse lo que no está en los escritos hasta el punto que ha puesto en cuestión la regla y las cantidades penales en sí. Ese fuelle económico se le veda a gran parte del pelotón que ante tal positivo ´claudicaría a la primera por inacción económica. Ahora la pelota parece en campo contrario. El madrileño dejabaentrever optimismo no hace mucho en un chat en tanto en cuanto ya tiene perfilada la campaña 2012 con el milímetro de quien sabe más que el resto, o al menos eso me pareció a mí.
A ese chat le han seguido nuevas perlas que marcan el camino. Pildorillas venidas desde México y su selección de fútbol. Otras con base en Dinamarca y el ciclista Philip Nielsen, incluso un biker holandés recibió perdón. No hace mucho, tres semanas a lo sumo, la AMA admitió la posibilidad de revisar los niveles penalizables, algo cuya forma es cuestionable con el caso del mejor ciclista del mundo sobre la mesa, mal que nos pese, pero visto el cariz que toman los acontecimientos y que la carne, sí, puede ser la causante de tales estragos –hasta en Pekín el pelotón andaba acojonado con los chuletones chinos, amén de la polución y otras lindezas de un megapaís ajeno a este deporte- la resolución del caso Contador nos llega por capítulos, a trozos, diciendo que todos los caminos llevan a Roma. 


Si te ha gustado, que espero que sí, algo al menos, dale a alguna de esas pestañas de divertido, interesante,… 

Publicidad

Deja un comentario