Alejandro Valverde es magia

1
21
vistas

Alejandro Valverde es esto, es lo que hemos visto en ese cortafuegos que sale de La Zubia hacia los contrafuertes de Sierra Nevada. Alejandro Valverde es un ciclista mágico, único, que lleva delante, dando cera, hace diez años, cuando pisó por primera vez el podio de la Vuelta y ahí sigue delante, mandando y ganando, con un tierno gesto de eterna modestia y fácil sonrisa.

Hoy era día entrar a jugar en la mesa. Los disimulos ya no valían. Estamos ante una de las carreras con mejor participación de la historia donde todas sus estrellas se han dedicado a pasarse la pelota y el foco de forma más indisimulada y absurda. Antes de la salida, tuvimos ocasión de oír al sempiterno plañidero, Alberto Contador, que rezaba por salir vivo de este envite. Nairo Quintana, en su vertiente azul, decía que le pillaba pronto esta llegada. Chris Froome, abrumado por el calor y las cagaleras de los  rivales, miraba a Purito, a quien no recuerdo ni lamentos ni disimulos. Sus palabras son el espejo de su alma.

Purito fue precisamente el primero en probarlo pero lo cierto es que en esta brecha asfaltada por las lomas de La Zubia no hubo otro como Alejandro Valverde. Si me permiten el símil futbolístico, que sé que a la parroquia de este cuaderno no acaba de gustar, el murciano sacó y remató el córner. A lo largo de su trayectoria Valverde ha demostrado que es un líder que supo ponerse al servicio de compañeros cuando estos parecieron en mejor disposición. Esa es la sensación que transmite Nairo y por eso Valverde trabajó con denuedo en gran parte de la subida.

Luego cuando atacó Purito y todo se desató, pero ver a Valverde soldarse y sacar de punto al catalán fue demasiado, la corroboración de lo grande que es este ciclista en aquellos parajes en los que se gusta y rinde. Hablo de la Vuelta, hablo de grandes clásicas, hablo de mundiales,… un corredor que ha dejado tanto y tanto bueno por un objetivo inalcanzable, que duele pensar que haya quemado tantos cartuchos en tan vago intento.

Aunque estemos en la primera semana de Vuelta lo cierto es que las diferencias no parecen pequeñas. A pesar de lo corto de la subida, el ritmo que un astro como Valverde marcó, con el posterior arreón final, ha dejado interesantes lecturas, pero no definitivas. Quizá deberíamos empezar por atrás y sorprendernos por el pobre rendimiento de dos ciclistas que daban un excelente pálpito: Daniel Martin y Rigoberto Uran. No obstante ambos están en el minuto y medio, muy pronto para descartarles.

Posiblemente en ambos tengamos al contrapunto a una carrera que se presenta tremenda porque el resto demostró estar ahí, cerca sino pisando los talones de quienes ahora son los capos de la prueba, que no son otros que Froome, Contador, Nairo y Valverde. A Purito no acabo de verle. Y lo son no sólo por su calidad, también les rodean magníficos equipos que como se vio en jornadas pasadas puede decantar la balanza en el momento más inesperado.

Me ha gustado esta llegada a Cumbres Verdes. Una recta, nada menos, algo original, que seguramente los puristas del cicloturismo cuenten con los dedos de la mano. A mí rectas míticas en este bendito deporte no se ocurren muchas. La Marmolada, quizá, ese puertaco que enterró el mejor Giro que Marino Lejarreta tuvo en su mano. La Vuelta en el incansable esfuerzo de escrutar nuevos destinos creo que ha acertado viniendo hasta aquí en medio de este paraíso de subidas que es Granada.

Imagen tomada de  

Publicidad

1 COMENTARIO

  1. Ha regresado el mejor Valverde, tal vez correr sin la presión del favorito; le venga bien.
    Los demás excepto Purito han aguantado. El calor sofocante los ha pasado factura .
    Buen post!!

Deja un comentario