Algo huele a chamusquina en el Katusha

0
1
vistas
A los rusos no les gusta ser segundos. El Katusha como versión rusa de entender la vida aunque en ciclismo sigue esa teoría. Si el ruso tipo “give me two” gusta de la extravagancia y pomposidad, este equipo fruto de la inversión de varias grandes empresas del país regido con mano de hierro por Vladimir Putin no es menos.
En la gestión interna este director que fuera endurecido corredor, Andrei Tchimil, no hace acopio de sutilezas para exigir a sus estrellas resultados, y cuando antes mejor. Lo comprobó en su primera campaña Purito Rodríguez quien tuvo la suerte de cuajar una de las mejores temporadas que se puedan soñar. Para el catalán la temporada presente no está siendo mala, se permitió el lujo de prescindir del Tour, ganó una etapa en el País Vasco y convivió con resignación en la primavera de Gilbert. Ahora está en el Giro donde las cosas no parecen en la mejor de las disposiciones. Ha vuelvo a ser segundo y en el Etna no estuvo al nivel previsto, si bien es cierto que opciones las sigue teniendo. Antes que él Dani Moreno tuvo su enésima oportunidad fallida de ganar una etapa en el Giro, algo que se le resiste de forma proporcional a las ganas y coraje que le hecha. Con lo que queda por delante no estamos tan seguros de que al madrileño, en el Katusha por petición de Joaquim, le queden muchas opciones de repetir tamaña ocasión de lucimiento personal.
En el CQ ranking los rusos figuran con cuatro triunfos, de febrero a abril, uno por mes, salvo abril con dos, y con la esperanza de que en mayo caiga el quinto. No son precisamente grandes logros para multimillonaria estructura. Lo mejor, el descubrimiento de Denis Galimzyanov, velocista apadrinado por Cipollini, que mojó en la Panne. Completan el panel Pavel Brutt –etapa en Romandía y  Clásica Sarda- y el mentado Joaquim en País Vasco. Por el contrario aparecen nueve segundas plazas, destacando las dos grandes clásicas del catalán (Amstel & Lieja) y poco más. A la otra gran referencia, Pozzato, sólo un par de podios en el Tour de Picardie. Excesivamente poco, tanto, que nos huele que en el equipo ruso el ambiente no está en disposición de ser el mejor. 

Publicidad

Deja un comentario