Alternativas para no seguir desvirtuando la esencia del cicloturismo

1
92
vistas

La irrupción de la televisión en el ciclismo en los 80 cuajó todo un boom de la práctica ciclista. Recordamos a Marino Lejarreta en los Lagos de Enol doblegando a Hinault, a Perico Delgado, a Miguel Indurain,… Ahí comenzó la gran avalancha de los mal llamados cicloturistas que en realidad éramos ciclodeportistas que pretendíamos emular a nuestros ídolos, aunque personalmente, confieso que también he practicado el cicloturismo y es una auténtica gozada.

Hoy en día, convendría que la UCI reconociera oficialmente la categoría de ciclodeportista, aparte de la ya existente de cicloturista. También las categorías de las marchas/pruebas cicloturistas deberían estar diferenciadas claramente de las pruebas ciclo-deportivas.

 

En ese sentido, éstas últimas deberían caracterizarse por:

 

1. Acompañamiento policial, como en las carreras.

2. Se registran tiempos y se dan premios por edades y registros límites.

3. Se permite acompañamiento o seguimiento de vehículos durante la prueba.

4. Existe un tiempo límite para realizar la prueba.

5. La organización cubre cruces, rotondas y demás.

 

Por contra, las marchas cicloturistas deberían estar regidas por las siguientes consideraciones:

 

1. No existe acompañamiento policial. Se respeta totalmente el código de circulación y cada cicloturista se considera inmerso en una excursión personal.

2. No se realiza ningún tipo de clasificación ni toma de tiempos, ni premio por tiempos.

3. La organización únicamente señaliza el recorrido. No existe personal cubriendo cruces, ni rotondas, ni demás.

4. Existe un límite mínimo de tiempo para realizar el recorrido. Únicamente el margen razonable: por ejemplo, 41 kilómetros en dos horas como el mínimo para realizar el recorrido más rápido y siete horas para cubrir 120 kms, más o menos llanos, en el recorrido más lento. La organización no abriría el control de llegada hasta transcurridas las 4 horas y media de la salida, por lo que quien llegase antes de ese tiempo, tendría que esperar.

 

Bien es cierto que se dice que quien quiera competir que saque licencia de competición o de master. La alternativa puede ser la licencia de ciclo-deportista.

Por Agustín Ruiz de Larrinaga, organizador de la Emakumeen Bira y Presidente de la Federación Vizcaína de Ciclismo, reelegido el pasado octubre para 4 años más.

PD: Poned la palabra “cicloturismo” en las imágenes de Google y comprobad cuál es la esencia del cicloturismo y cuán equivocados estamos en su plasmación.

Publicidad

1 COMENTARIO

  1. En cuanto a este tema en la nueva normativa de Ciclismo para todos se contemplan las dos modalidades de marchas Cicloturistas. Libre o Controladas. En las primeras se exigirá a los organizadores mas presencia de voluntarios en cruces, rotondas o puntos peligrosos para garantizar su seguridad, siendo de velocidad libre. En las segundas se realizaran a velocidad controlada pudiendo existir algún tramo libre. Pero en ambas marchas se deberán respetar las normas de trafico. Ademas de no ser nunca pruebas de carácter competitivo, por lo cual no se puede dar clasificaciones, ni trofeos, ni regalos a los primeros en cruzar la llegada.

Deja un comentario