Connect with us

La bicicleta puede provocar divorcios, pero también unir parejas

Amor en bicicleta JoanSeguidor

Mundo Bicicleta

La bicicleta puede provocar divorcios, pero también unir parejas

La bicicleta puede provocar divorcios, pero también unir parejas

Labrava

La historia de amor entre Miren y Santi va en bicicleta

Miren y Santi son una feliz pareja que comparte la misma pasión por la bici, con la ilusión de tener a su lado alguien que comprende y entiende su afición, conviviendo las mismas experiencias y sensaciones juntos en este bello deporte.

Esta bonita historia de amor a pedales se remonta dos años atrás, septiembre, víspera de la Larra-Larrau, cuando Santi y tres amigos del Zarabici se alojan en un albergue para cinco personas en Isaba y, caprichos del destino, se llevan la sorpresa de tener que compartirlo con Miren, una chica guipuzcoana de Aretxabaleta, que acepta de buen grado su condición de “invitada” entre los chicos y que según Santi “se mostró agradable y simpática en todo momento”.

Aquella noche fue especial para ambos y entablaron una larga conversación en la que hablaron de ciclismo, puertos… y de la vida misma.

Para Miren aquella Larrau fue mucho más que su estreno en una marcha, venía del BTT y temía la carretera, y sin duda las palabras de Santi la llenaron mucho y éste a su vez se sintió atraído por la personalidad de Miren.

Esa noche prendió la llama de un amor que iría sobre ruedas.

Sin embargo al día siguiente en la marcha no se ven, ya que cada uno irá a su ritmo y con su grupeta; suerte que Miren da el teléfono a uno de sus amigos y Santi se podrá poner en contacto con ella, pero no será hasta meses más tarde, en la Bilbao-Bilbao, cuando queden para realizar la prueba juntos, esta vez sí, y vuelven a hablar otra vez, confirmando la química que existía entre ellos.

Pero de nuevo se han de separar ya que Miren, maestra de primaria, ha de seguir dando clases en Aretxabeleta a sus chavales y Santi ha de atender sus obligaciones en la compañía de seguros en la que trabaja en Zaragoza.

En junio quedan para participar en la dura Irati Xtrem –Otsagabia- en lo que será el tercer y definitivo paso para que nazca en ellos un sentimiento muy fuerte, que se “formaliza” cuando Santi decide pasar unos días junto a Miren en su pueblo.

A partir de aquí compartirán sus vidas todos los fines de semana, los días laborales el trabajo obliga, y así completarán juntos aquel inolvidable año para ellos pruebas como la Juanmi Mercado de Granada, el Trofeo de la Comunidad Valenciana y volviendo, cómo no, a la Larrau.

Volvieron a Bilbao y participaron también en la Donostia-Donostia, los Lagos, de nuevo la Irati –aquí los conocimos y charlamos un rato con ellos-, la Quebrantahuesos (¡la 1ª de Miren!) y la Indurain, yendo siempre juntos, aunque a veces el reto deportivo de Santi hace que tengan que negociar el ritmo, dejándole Miren total libertad de movimientos para que pueda colmar sus aspiraciones, aunque ella no quiere quedarse atrás y también tiene sus piques con él, pero son una pareja muy bien avenida y como ellos mismos dicen “el conocernos ha sido lo mejor que nos podía pasar”.

Sólo nos queda desearles que sigan comiendo perdices y pedaleando juntos felices, durante mucho, mucho, tiempo.

Clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Más en Mundo Bicicleta

Lo más popular

Categorías

Inicio