Andy, Nibali, Contador, Frank, Cavendish, Gilbert… demasiados capos en la picota

2
1
vistas

En la política estadounidense existe un baremo que muy bien no sé qué niveles maneja, pero que es útil para medir la popularidad de los líderes del país. Dicha curva descrita por el sentir de la gente oscila en el vaivén de los acontecimientos y decisiones que acechan al líder en cuestión. El ciclismo tiene un sistema más empírico como el de los puntos asignados a las competiciones. Frías estadísticas que sin embargo no reflejan con matemática el sentir de la gente en torno a ellos.

Minados por las circunstancias 
Existe por otro lado un baremo invisible que no se ve escrito en lugar alguno, pero sí difiere sentimientos y sensaciones respecto a los capos del pelotón. Un vaticinio popular que también ejerce en la medida justa sobre los líderes y sus aspiraciones y planteamientos.
Ahora mismo el ciclismo goza de una cuasi completa nulidad de imagen y proyección de sus mejores exponentes y en caso de dimensionar alguna, no es la mejor, desde luego. Veamos por ejemplo Alberto Contador, posiblemente el número uno, ahora mismo ficticio, del pelotón. Enfangado en una sanción, se ha medito a comercial de colchones a la espera de su regreso. ¿Se sabe algo del recurso contra el fallo del TAS que se anunció en caliente?
Sus dos antagonistas luxemburgueses no le andan a la zaga en complicaciones de imagen. Frank Schleck ha abierto la caja de Pandora con el abandono en el Giro y de paso ha puesto a su hermanito a los pies de los caballos con Johan Bruyneel quien no contento en absoluto con el rendimiento que ambos prometen en sus abultados contratos ya ha dicho que esto es un puto desastre. Mientras Cadel Evans se aleja voluntariamente de los focos, con ese método y tozudez que le caracteriza. Si no voy a dar un mínimo al organizador, mejor que éste gaste sus posibles en otros que sí lo hagan debe pensar. Y en ello está dejándose ver donde le propinan éxitos y podios.
Evans tiene ante sí una compleja ecuación, renovar la corona para el Tour y cubrir las manifiestas deficiencias de Philippe Gilbert en lo que vamos de temporada. El valón a la espera de objetivos que todo lo cubren, tales como Juegos y Mundial, ha bajado muchos enteros en el subconsciente colectivo. En estas lides bien podríamos decir que la única figura que ha cumplido con creces sus cuotas de expectación ha sido Tom Boonen.
Pero hay más. Veamos por ejemplo en el Giro de Italia, donde sí Mark Cavendish engrosó su palmarés con tres etapas  que a fe de ser sinceros parece primero poco botín para las ocasiones que se le pintaron y segundo quedó de manifiesto el Hooligan que lleva dentro cada vez que las cosas se le torcieron. No hablemos de la terrible carrera, en el sentido peyorativo, que desempeñaron Michele Scarponi e Ivan Basso, a mi entender en la ultima opción que han tenido de hacer algo grande. Y aunque no estuvo en el Giro, Vincenzo Nibali tuvo también su cuota, y no precisamente sencilla de desempeñar.
Así las cosas, el público que ama este deporte finalmente se acaba adhiriendo a aquellos que con más o menos suerte lo dan todo, honran su deporte y admiten sus limitaciones. Es el caso de los tres integrantes del podio del Giro, posiblemente mucho menos glamuroso de lo previsto, pero qué quieren que les diga, surgido del dictamen de una carrera de tres semanas y al calor del fantástico trabajo de tres corredores que, por palmarés, quizá no se midan a los citados en esta entrada pero sí por cariño y admiración. 

Publicidad

2 COMENTARIOS

  1. Si el ciclismo no goza de fama, es de suponer que los ciclista tampoco. Yo soy de esas personas que aman este deporte y que intento seguir al ciclista que más o menos lo da todo, sin importarme si es conocido o no. A menos de un mes del Tour, ver como los "hermanisimos " se las gastan con su director no es muy popular que digamos. Contador intenta que no nos olvidemos de él con su anuncio y yo también creo que los italianos han perdido durante este Giro la oportunidad de hacer algo importante.Creo que el ciclismo es un deporte que está en continua renovación de ciclistas, habrá que empezar a echar una mirada a esos jóvenes que desean hacerse un hueco en las carreras.

  2. Tienes razón el único que dió la talla hasta ahora es Boonen y Joaquim. Sobre Contador, no se si lo asesoran mal o es cosa de él, pero eso anuncios que está protagonizando a mí no me gustan nada. Frase que dice el anuncio:"hacer la etapa del Tour que me quitaron", deja mucho que desear eso. Los italianos por viejos y amarrados se le pasó el arroz, y de los Schelck mejor no hablo…

Deja un comentario