Escribir sobre los antiguos es gratificante

0
2
vistas

El pasado jueves la nueva tienda de Orbea en el centro de BCN, el Campus Orbea Barcelona, fue el entorno de la tercera presentación que hemos hecho de El primer campeón”, la historia, mundo y vida que le tocó en suerte a un ciclista de los de antes, de Mariano Cañardo. No me digáis qué motivo existe o si siempre esto fue así, de lo que no cabe duda es que los que escribimos un libro tenemos que movernos como creo que hace dos décadas no era menester. Entonces posiblemente se presentara un vez el libro, tu editorial te lo movía y a otra cosa. Ahora somos un poco como las folclóricas, debemos ir a ver a nuestro público, a testarlo, a saber de él.

Y aunque esto se añada a las obligaciones de tu día a día, no deja de ser bonito hablar de tu libro y de lo que cuenta con gente que lo ha leído o quiere hacerlo. Diría más, es una gozada. Como digo esta semana fue la tercera vez que lo hicimos, sin la liturgia ni ceremonial del Campo del Barça en enero y con un buen grupo de amigos rodeándonos en tan señalada fecha, pero con la complicidad de la genial presentación que Pedro Bravo organizó en Madrid.

1

Como sabéis Juan Antonio Flecha estuvo en la tertulia que siguió a la presentación más formal. El acto arrancó con  unas palabras del siempre locuaz, este jueves especialmente crecido con el micro en mano, el editor de Cultura Ciclista, Bernat, y de un servidor hablando de cómo Cañardo culminó un enorme proceso de reorientación industrial que aconteció en Eibar tras la primera Guerra Mundial.

En la ronda de comentarios que emanaron del público se dijeron cosas muy interesantes, hasta se nos invitó a hacer una porra para el Tour. Flecha lo tuvo claro: “Los rivales del Giro de Contador, nunca han ganado una grande, en el Tour se va a encontrar con tres que sí lo han hecho”. Sea como fuere, si corriera Juanjo Cobo serían cuatro y no creo que el tema variara en exceso.

Sin embargo hubo una pregunta que me gustó mucho: “¿Habría un ciclista de la actualidad que tuviera una biografía tan atractiva como la de Mariano Cañardo?”. Mi respuesta fue que “no, ni por asomo“. Y es que el ciclismo de hoy lo tenemos tan por la mano, tan al alcance en tantos aspectos y facetas que mira tú por donde se nos va la fuerza y el atractivo en la propia inercia de los tiempos. Recordó Flecha lo que un anciano de Fiuggi le dijo al ver la parafernalia del Giro: “estábamos mejor cuando estábamos peor”, y quizá esa misma expresión se pudiera aplicar al tiempo que vivió Cañardo, muy complicado, durísimo, sin duda, pero desprovisto de las tonterías que tenemos hoy en día.

Porque la historia que cuenta el libro de Cañardo está documentada todo lo que puede estarlo y sometida al escrutinio de gente que conoció la época, pero no podemos negarle el aire de lo desconocido y el espacio que éste deja a la literatura pura y dura, como aquellas páginas enormes, escritas por los periodistas de entonces que sólo sabían del cinco por ciento de lo que ocurrió en realidad sin que ello les significara brindarnos crónicas que traspasaron el tiempo. Esa esencia también la quiere homenajear este libro.

INFO

Aprovechamos para invitaros a conocer el Campus Orbea BCN

3

Deja un comentario