¿Cómo aprovechar el valor icónico de la bicicleta?

0
4
vistas

El otro día me pasaron esta noticia desde la Comision de Cicloturismo de la Federació Catalana de Ciclisme. Era un homenaje al pintor Ramón Casas, autor del famoso cuadro “El tándem”, una de las obras de arte más universales con una bicicleta como eje, un espejo de la importancia que hace cien años tenía la bicicleta en la sociedad, en una sociedad que asistió con alarma e incredulidad como esos locos sobre dos ruedas, trepaban por doquier, en maltrechas y bacheadas calles, que poco tienen que ver con las actuales.

El encaje de la bicicleta no fue sencillo, de ahí la importancia de Casas y su obra. Pasó de la gente pudiente a a plebe. Como cuenta la gente del cicloturismo catalán, Casas fue uno de los muchos intelectuales del momento que practicó ciclismo y lo divulgó, como hicieron Santiago Rusiñol, Miquel Utrillo y Pere Romeu, el personaje que pedalea con Casas en el famoso tandem.

1

Casas fue miembro de clubes ciclistas y en el 150 aniversario de su nacimiento se le honra con este cartel. De hecho, y para rematar todo lo dicho, hojeando uno de los primeros boletines de la UVE (Unión Velocipédica Española), germen de la actual RFEC, Casas figura como socio número 88, residente en el 96 del Paseo de Gracia, en los años que este emblemática vía estaba creciendo hacia la montaña para unir la ciudad vieja, con el barrio de Gracia. A Casas se le atribuyen muchos dibujos y bocetos con la bicicleta como elemento central.

La sinergia que Casas y sus contemporáneos alcanzaron con la bicicleta, entonces un elemento que como tal era reciente y joven, la podemos apreciar, yo creo, hoy en día. El valor de icono que tiene la bicicleta sigue intacto desde entonces, y con altibajos en el tiempo, ahora lo veo más potente que nunca.

Hoy la bicicleta está por doquier, completa carteles, cuadros, fotos, magazines y fotos de instagram. Es símbolo de reciclaje y medio ambiente, los partidos políticos la incorporan, visualemnte, a sus programas para decir que el mundo que quieren para sus nietos debe ser sostenible y toda esa cantinela. En una bicicleta se apoyan cartas y menús a la entrada de restaurantes, la bicicleta acompaña a modelos en sesiones fotográficas, en bicicleta van muchos protagonistas de ficción e incluso alguno de la vida real, la bicicleta aparece en la publicidad Hilgihe, de Mango, de Zara, de Furest,… hasta Shakira va con Carlos Vives en bicicleta.

El valor icónico de la bicicleta es indudable, y se complementa con las que cada día circulan por la ciudad, como para acabar de completar el círculo. Ahora bien ¿cómo aprovechar a nivel de colectivo estar en la cresta? Esa es la pregunta y ahí deberíamos encontrar la solución que, como queremos comentar un día, no pasa por poner kilómetros de carriles bici en los programas electorales, y sí en mentalizar a la gente de que un elemento nuevo ha entrado en la vida de la ciudad, un elemento más amigable, cercano, dulce y respetuoso. El caldo de cultivo está ahí, falta darle salida.

INFO

Toda la oferta de Hoteles RH para cicloturistas que quieren conocer los encantos de Levante

Deja un comentario