Un circo llamado Escalada a Montjuic

0
20
vistas
Este miércoles en BCN se produjo la presentación del libro de la Escalada a Montjuïc desde su creación hasta el final de la misma en 2007 con victoria del entonces ciclista del Relax -todo de rojo- Daniel Moreno.
No soy amigo de refritos, ni de andar subiendo post pasados, pero quiero aprovechar el buenismo que ayer recorrió la presentación, para recuperar un post al que tengo mucha estima, tanta como a esta carrera tristemente desaparecida y con visos de no ser recuperada, al menos en el corto plazo. Hete aquí la pieza que saqué hace más de tres años, del 13 de octubre de 2011, cuando este mal anillado cuaderno no tenía ni uno de vida.
Aquel circo ciclista llamado Escalada a Montjuic
Escuché un día, no sé de quién, que la Escalada a Montjuïch era la “niña bonita” de Joaquim Sabaté, el histórico dirigente del Esport Ciclista Barcelona que creó esta carrera, dio vida a la Setmana Catalana, tuvo equipo ciclista y alumbró más de diez carreras anuales –pero cómo echamos de menos esos emprendedores metidos en lodos ciclistas-. Desde el graderío anexo a la llega aún pervive el recuerdo Sabaté echando del palco a quien por arribismo y oportunidad se ubicaba para ver la carrera de cerca de los corredores. Aficionados ocasionales siempre los ha habido, luego si te he visto no me acuerdo.
Cuatro años después (por 2011)  aún lamentamos la desaparición de esa singular carrera. Si todo siguiera igual, el próximo domingo tendríamos marcado en rojo: Escalada, simplemente. Aquí un servidor vio el ciclismo en primera persona desde que tiene uso de razón. Aprendí en las cunetas del buen ciclismo que cultivaban algunos de los barceloneses que ponían a prueba sus gemelos en la empinada cuesta que lleva hasta el castillo. Un 14% dicen las estadísticas, pero aquello se atragantaba mucho más. Un año lo subí en bicicleta incluso, aunque hasta la mitad. Arriba a la vera del foso, se instalaba una estrechísima meta que salvaba las dificultades del lugar con más tenacidad que efectismo dando estampa a una de las imágenes típicas de fin de ejercicio. Estrellas mundiales retorciéndose con el entramado barcelonés de fondo. Una imagen de la que nos hemos privado. Antes de los pros, un carrusel de categorías animaba el cotarro. El palmarés sub 23 de la carrera revela el nivel que se gastaba en las citadas carreras.
A Montjuïc llegaban las grandes figuras procedentes habitualmente de Lombardía. Así apreciamos el esfuerzo de los más grandes al grito de “ale, ale, ale” en un clima más de despedida que otra cosa. Entre los coches apostados en fila india tras la salida, abajo, cerca del Palau Sant Jordi recientemente, antes a la sombra de Colón, los treinta ciclistas que solían tomar parte debatían sobre el mejor destino para quemar las vacaciones de noviembre.
En la cunetas de la montaña olímpica enloquecíamos con Perico, chillábamos a Jalabert, admirábamos a Rooks, vilipendiábamos a Fignon, … todo aquello pasó a la historia, pero yace en la retina de los muchos que apreciaron en ésta uno de los grandes momentos del año, el lugar donde despidieron sus campañas gente como Bahamontes, Anquetil, Merckx, Criquielion, Marino Lejarreta, Fondriest, Jalabert,… Si esta lista es así, si incluye lo que incluye, no es casualidad.
En 2007 se disputó la última edición, y su ganador estuvo acorde al historial que traía sobre las espaldas, Dani Moreno, cuando vestía los colores del Relax, cuando siquiera era consciente de si iba a seguir en el ciclismo por ausencia de ofertas. Cuatro años después nos queda el consuelo de que al bravo ciclista madrileño le ha ido bien.
Os dejo un vídeo que se hizo en su día desde A Ritme de Pedal -y las maestras manos de Jordi Escursell- que da fe del tinglado que allí se armaba.
Imagen tomada de forodeciclismo.mforos.com

Publicidad

Deja un comentario