Connect with us

Arnaud Démare, el velocista incompleto

Ciclistas

Arnaud Démare, el velocista incompleto

Hay pocos ciclistas que tengan la unanimidad de gustar a tanta gente como Arnaud Démare. El francés es uno de esos corredores que habla del fondo de armario de un ciclismo, el galo, que crece de forma imparable en nombres y talento en su regreso al primer plan que hace tanto tiempo que no ocupa.

Entre las líneas de flotación del país vecino, está la velocidad, y las tres piezas, una por equipo del máximo nivel, que se mueven en el mejor circuito. Si Bryan Coquard es efectividad y el corredor que más cerca tuvo ganar el Tour, Kittel lo evitó, Nacer Bouhanni se distingue por hacer equilibrios en el alambre, cayéndose con estrépito en más de una ocasión por errores propios, más que aciertos ajenos. Veremos si de una vez corre un Tour para Cofidis al 110% , digno de un tipo de su “pegada”.

Bouhanni ya estuvo delante en la llegada de la segunda jornada del Dauphine, la cuenta atrás para el Tour, donde quien más quien menos ya defiende su plaza o se la gana en el pedrea de última hora. La etapa fue paradójica para el ganador, Démare, que las pasó canutas en la primera parte de la carrera, salvado gracias a s equipo, y ganando con mucha autoridad al final.

No sé cuánta distancia habría entre Démare y Alexander Kristoff, pero si medimos la photo finish, más de dos bicicletas cabrían ahí, una distancia sideral en un pulso que se juega en los últimos 300 metros. Por cierto, Kristoff, nótese la baja efectividad del otrora “killer” que ganara Flandes, De Panne y todo lo que se pusiera por medio.

Pero volviendo sobre Démare, es llamativa la forma de ganar de un corredor que tenido por veloz, es capaz de desmarcarse en muchos campos y terrenos, con triunfos realmente bonitos, algunos sobre el pavés y otros entrando en cortes, como el de Alaphilippe en la primera jornada de la París-Niza.

Y es que a Démare, como a sus compatriotas de velocidad, Bouhanni y Couqard les falta la guinda, el postre a todo lo que llevan en el estómago, que es otra cosa que una buena fila de victorias en carreras notables pero… que no son el Tour y eso en Francia pesa y marca, sobre todo cuando la velocidad francesa lleva unos años sacando buenos corredores que prometen y no rematan.

Serán interesantes las llegadas masivas del próximo Tour con los dos velocistas alemanes muy discretos en lo que llevamos de campaña, aunque con la motivación de salir desde casa y Mark Cavendish, muy dudoso por enfermedad. Entre una cosa y otra, los sprinters de casa podrían tener su chance, otra cosa es que lo sepan aprovechar, porque si por algo se distingue el Tour es por acontecer cosas que no se ven en gran parte del año y no seguir la lógica de la campaña regular, y para muestra Démare, Bouhanni y Couqard, omnipresentes en gran parte del año, pero incapaces de abrir la cuenta en su carrera más importante.

Imagen tomada del FB DE Dauphiné

INFO

Con Nacex tienes la bici en destino sin enterarte

Clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más en Ciclistas

Inicio