Tres segundos más

0
4
vistas

Se ha celebrado la decimonovena etapa bajo un recorrido apacible y sin altibajos que se caracterizó en su primera parte por su intrascendencia, salvo, cara a la galería, una escapada protagonizada por veinticuatro corredores con deseos de hacerse notar, pero que no representaban ningún peligro en referencia a los primeros clasificados en la tabla de la general.

En su conjunto fue una jornada de tregua bajo el dominio estricto por parte de los ciclistas que tutelan la carrera. En su itinerario sobresalían dos puertos de montaña de escasa identidad, sin atisbos de que pudieran dar más movilidad a la etapa en cuestión.

Publicidad

Nuestro interés radicaba en tal como se iba a desarrollar el tramo final que tenía lugar en las calles de Ávila, con sus trazos de adoquinado y, a la vez, con una cuesta acuciante hacia arriba a la vista de la silueta inconfundible de su histórica muralla. El pelotón se disgregó en un epílogo a todas luces electrizante que bien deseábamos para romper la monotonía que nos adormiló durante la mayor parte del recorrido.

Victoria del joven ciclista francés, Alexis Gougeard (22 años), inesperada desde luego, oriundo de la ciudad de Ruán, situada al noroeste del país galo, en la región de la Alta Normandía, que se la denomina comúnmente “La ciudad de los Cien Campanarios”.

El mencionado corredor entró a formar parte como profesional el pasado año encuadrado en los colores del equipo AG2R-La Mondiale. A su festejado triunfo, le siguieron el portugués Oliveira, el belga Monfort y el costarricense Amador, remanentes todos ellos de la fuga inicial del día.

Pero lo más significativo del día fueron los tres segundos de tiempo que acumuló a su favor el líder, el holandés Tom Dumoulin, con respecto a su principal adversario, el italiano Fabio Aru, en las postrimerías a la línea de meta. Por lo demás, no hubo en verdad mucho más a contar.

Tendrá lugar ahora cierta importancia el desarrollo de la penúltima etapa, que incluye a salvar cuatro valiosos puertos de alta montaña, calificados de primera categoría, con llegada a la localidad de Cercedilla. De seguro que los hechos que previsiblemente han de acontecer nos mostrarán unas vivencias que los aficionados al deporte de las dos ruedas bien necesitamos.

Por Gerardo Fuster

Deja un comentario