Connect with us

Un azucarillo llamado Movistar

Opinión ciclista

Un azucarillo llamado Movistar

Endura LDB Di17
Cambrils ZC, Gran fondo

El otro día se ve que Eusebio Unzue dijo que no había premios para los que atacan. Algo así debió ser, aunque yo lo leí un par de días después. Sinceramente la sola frase define un estilo, una forma de correr y entender la vida. No se puede vender excelencia cuando se corre de esta manera, y no cuando te pasa tantas veces a lo largo de un mismo año.

Pensábamos que en Movistar tenian aprendida la lección. El año pasado se vio que perdieron el Tour por un corte en la segunda jornada, por aquellos diques neerlandeses. Fue un minuto y pico que luego pesó en el balance de la general. Hace tres años, Alejandro Valverde no estuvo tampoco delante en la jornada en la que los Sky la armaron de lejos y luego Contador acabó rematando. Recuerdo aquel día como una jornada bellísima de ciclismo en la que Rui Costa no acató trabajar para un ciclista, el murciano, que no estuvo donde sí rodaba Nairo, que salvó los muebles y puso las bases de su segunda plaza en su primer Tour.

Cambrils ZC, Gran fondo

Hoy el pelotón estaba advertidísimo. El mistral es un viento que sopla de mar a mar, por el corredor norte de los Pirineos desde el Atlántico al Mediterráneo. Se habían anunciado rachas de viento violentas y cambiantes. Era un día para ir con las orejas tiesas. El desarrollo de la etapa además invitaba a tenerle respeto, durante todo el día se iban produciendo cortes que tarde o temprano iban a ser decisivos.

Y lo fueron. Peter Sagan y Maciej Bodnar se pusieron a tope en un tramo de fuerte viento, causaron un corte. Froome, de amarillo, a la vista de todos, sprintó fuerte y les cogió. Por detrás entró Geraint Thomas. Ya estaba liada, perfecto. ¿Dónde estaban los Movistar? por ahí. Nairo nadaba y nadaba en el caos, solo sin referencias ni ruedas amigas.

Dice Valverde en Eurosport que estaban donde podían, en medio de la marejada, pero que Nairo no estaba solo. Muy mal debemos ver ciclismo desde el helicóptero para ver que eso no fue así. El equipo fue un azucarillo en el café.

Al final les salvó la campana, hubio momentos en que la tragedia, más la bonificación, podía haber acabado con Nairo más allá del minuto, pero les salvó la campana y Nairo mantiene la compostura a un día del Ventoux, cuya meta en la cima, por cierto, está comprometida por el viento.

No siempre llueve a gusto de uno, te puedes pasar unos señores Pirineos por el arco del triunfo esperando tu momento y luego en una llegada marcadísima en rojo por el peligro que supone te lastra como no lo hacen las grandes jornadas.

Nairo sigue en liza, pero está caminando en el filo. Yo creo que está más fuerte que Froome en montaña, pero con esta pizarra acabará perdiendo el Tour, otro Tour, que sería el tercero ya frente al inglés de origen keniata.

Imagen tomada de www.eluniversal.com.co

Endura LDB Di17
Cambrils ZC, Gran fondo
1 Comment

1 Comment

  1. Pingback: El respeto que Froome se ha ganado y merece - Ciclo21

Deja un comentario

Más en Opinión ciclista

Advertisement
Advertisement
Advertisement
Inicio