Connect with us

Bardet rompe y paga los platos

Ciclistas

Bardet rompe y paga los platos

Tiempo de lectura:2 Minutos

Preciosa etapa. La primera jornada de la París-Niza fue una de esas piezas que seguro pasará desapercibida en el balance del año, pero que cuando apagas la televisión, te quedas satisfecho ante unos instantes de buen ciclismo alineados con esa épica que tiene el corazón de Francia en estas fechas, una tierra castigada por un invierno húmedo, frío y desapacible, en medio de frondosos bosques, con lluvia como protagonista y una bóveda gris, amenazando descargar más agua en cualquier momento.

Y en estas que las primeras diferencias de la carrera se han marcado en una de esas jornadas que el aficionado medio desprecia por el mero hecho de ser llana. Sin embargo, cuando los corredores quieren gresca, es sólo necesario un giro mal dado para que todo se desencadene solo. Si los huecos abiertos en el bosque cercano a Versalles serán o no definitivos, lo veremos, por de pronto el hombre del Sky que viste de blanco, Sergio Henao, está ahí, marcando paquete ante los que serán rivales de su líder en julio.

Y entre esos rivales, Romain Bardet, el larguirucho e ilustrado ciclista francés que se distingue por dos cosas: su constante progresión en el Tour y la buena colección de puestos que tiene en carreras como la París-Niza. En uno de esos momentos de tensión, Bardet fue cortado. Supongo que presa de los nervios y la poca sangre que riega el cerebro en esos momentos, el de la Auvernia, no tuvo mejor idea que ayudarse de un coche para volver a entrar en carrera. Craso error, quizá no porque lo hiciera, es moneda común, y sí porque fue cazado.

Bardet está fuera de la París-Niza admitiendo que hizo mal, no sé si a regañadientes lo habrá dicho, pero arguyendo que eso es algo “tácito” en el pelotón. Y no podemos estar más de acuerdo, el ciclismo está plagado de “tras coche” que todos aceptan mirando para otro lado, porque en la próxima vez te puede tocar a ti. Estas cosas no escritas, pero que se descuentan es algo que nunca acabo de comprender e incluso algún profesional me ha reprochado que opinemos de estas cuestiones.

Sin embargo, la estampa es clara: no es higiénico ni habla bien de un colectivo que continuamente veamos a corredores remolcados hacia delante, cuando hay un problema. Las caídas, los afiladores, los giros bruscos rompen pelotones porque son parte de la física del juego, pero eso no significa que haya que echar mano de un elemento a cuatro ruedas para entre pillar el rebufo y ajustar los frenos volver al grupo. Es freo, desvirtúa el espectáculo y da a entender que es sólo la punta del iceberg de eso que Bardet dice que algo “tácito”.

Entiendo que en este ciclismo de esfuerzos medidos y encaje de bolillos en los calendarios, que un favorito top para el Tour vaya a estar estos siete días en casa y no compitiendo, no debe ser un plato de gusto. Al margen de la penosa imagen dada, se suma la inactividad. A Bardet le ha salido lo “tácito” muy caro, quizá él, que es un tipo versado, deberá entender que muchas veces lo tácito no es impunidad, aunque, lastimosamente, ésta haya campado tantas veces por el pelotón.

Imagen tomada del FB del Ag2r

INFO

Consigue un viaje mítico con WD40

Clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Más en Ciclistas

Patrocinado

Inicio