La muesca de Beñat

1
5
vistas

Tal como se vaticinaba el Giro de Italia va entrando progresivamente en la órbita de la emoción. Entre una cosa y otra, todos sabemos que la tradicional ronda transalpina se va a decidir bajo el veredicto definitivo que nos darán las cumbres alpinas. Por lo menos esta ha sido la tónica vivida a lo largo de su aquilatada historia deportiva. Esta vez nos situamos en la 98ª edición, una moneda que se hace pagar y que nos ha brindado un prestigio.

La octava etapa acaparaba para todos nosotros un especial interés. La llegada se dirimía en el Alto de Campitello Matese, que se alzaba a 1.430 metros de altura. El ciclista vasco Beñat Intxausti, que de un tiempo a esta parte viene sonando con frecuencia en los medios informativos, se llevó la victoria con cierta autoridad, siendo espoleado muy de cerca por su compatriota Mikel Landa, una segunda satisfacción en la citada jornada.

Contador, nuestra estrella, nos dio optimismo  

Pero por encima del dominio impuesto por nuestros dos corredores norteños no podemos por menos que aquilatar en nuestro comentario la actuación del madrileño Alberto Contador, el actual líder, que sufrió una aparatosa caída hace un par de días. La verdad es que nuestro corredor ha podido resarcirse del mal momento vivido e ir superando aquel tumultuoso accidente que hizo temer por su continuidad en la prueba. Las circunstancias en un principio fueron adversas y sólo nos quedaba que esperar, aunque pocos, el paso de los días. Han transcurrido un par  jornadas en difícil trance. Todo nos hace afirmar que lo peor del momento ha pasado. Se respira más optimismo ante una situación así. Cada día que pasa supone una mejora a favor de las posibilidades del ciclista de Pinto cara a su prestancia en la ronda italiana.

Sintetizando los acontecimientos de estos días de emociones un tanto  variadas, vislumbramos con más contundencia a los ciclistas que poseen más capacidad para ganar el actual Giro. Por de pronto colocamos en vanguardia a Contador, que aunque ostenta la camiseta rosa por un muy escaso margen de tiempo, se encuentra casi a paridad con el italiano Fabio Aru y el australiano Richie Porte, que quizá es el que posee sobre el papel más números para adjudicarse la corona del Giro. Este vaticinio un tanto osado, lo sabemos, está todavía por ver. Nos quedan por delante nada menos que trece etapas por dirimir y a cuál más incierta. Las conjeturas éstas se las puede llevar el viento.

La cara y cruz de la moneda

Lo más curioso del caso, haciendo referencia al desarrollo de esta etapa, que libraba su octavo asalto, fue que las subidas de temperaturas de esos días se aplacaron al llegar las lluvias, un inconveniente más para Contador que temía. Por suerte, el agua vertida no llegó a fondo y se alejaron con ella los temores. Hubo una escapada matutina protagonizada por el italiano Pellizotti, espoleado por su tierra y sus gentes, al que acompañaron el colombiano Betancur, un hombre temido, y el holandés Kruijwijk.

Este último se resistió a entregarse en el último puerto, el Campitello Matese, en donde precisamente se iba a resolver la etapa. Allí engrosaron en el baile de pedales de vanguardia, el español Intxausti, el suizo Reichenbach y el belga Vandewalle. De los cuatro mosqueteros, quedó en solitario a 5 kilómetros de la llegada el ciclista vasco, originario de Amorebieta, que ya paladeaba su triunfo, a pesar del esfuerzo de última hora realizado por Mikel Landa, que venía de atrás y que le faltó tiempo para arrebatarle la victoria.

Por Gerardo  Fuster

INFO

… y si queréis  evitar sudores sobre la bici

2Organiza y lleva todo lo que necesitas en desplazamientos diarios por la ciudad. Mantén los bolsillos de los pantalones libres para pedalear con más comodidad. Una bolsa de tamaño mayor que te permite llevar tu Tablet, libros, libretas y otros enseres.

1 COMENTARIO

  1. Buenísima crónica de una etapa que pude seguir en parte a través de la TV y que no pude ver concluida. Un puerto de 1400 m es algo nada despreciable, frente a las etapas alpinas que faltan por venir.

Deja un comentario