#BonjourTour etapa 1

0
2
vistas

El Tour arranca con una jornada en línea, fórmula no muy habitual, pero que en los últimos años ha tenido precedentes, sin ir más lejos los inicios en Yorkshire y Córcega. Etapa venenosa, de esas que pueden dar al traste con meses de preparación y obsesión por el gran objetivo.

Peligrosa por el viento y los nervios, en lugares desprotegidos, en la silueta normanda, caprichosa y con muchos frentes. Para corredores como Nairo, una de esas jornadas pestosas, del estilo que hace un año le resultó un lastre, entonces por los diques holandeses, ahora desde el segundo gran hito turístico del país más visitado del mundo, Mont-Saint-Michel, el lugar donde Tony Martin ganó una crono en la que acabó escocido de la entrepierna.

El lugar

Terreno de sangre y gloria, por Utah Beach empezó el episodio de Normandía en la Segunda Guerra Mundial hace más de setenta años, un lugar donde confluyen muchos sentimientos e historias en un pelotón poblado por mil nacionalidades, muchas de las cuales dejaron allí lo mejor de su aliento para matar la sinrazón.

2 de julio de 1963

Contra pronóstico Poulidor le había tomado la delantera a Anquetil en la crono de Angers. Ante la primera jornada de Pirineos, el astro normando pasa por varios estados, descolgado en el Aubisque, sufre en el valle que lleva al Tourmalet, para deshacer la tentativa de sus rivales en la subida al que muchos consideran el “puerto más famoso del mundo”. Anquetil encaja todos los golpes. Bahamontes, Pérez Francés, Poupou,… nadie puede con el primer gran ciclista de la historia de la mejor carrera. Anquetil les ganaría en la meta de Bagnères-de-Bigorre.

Foto tomada del FB del Tour de Francia

INFO

EL nuevo Cruz Pivot es un portabicicletas para bola de remolque con diseño moderno y características exclusivas. Disponible para 2 ó 3 bicicletas.

Publicidad

Deja un comentario