#BonjourTour etapa 3

0
4
vistas

El norte de Francia está poblado de muchos enclaves que vieron los primeros pasos de ciclistas anglosajones que dieron el salto al continente. Angers, el final de este primer lunes de Tour, fue por ejemplo el sitio donde aterrizó un día Greg Lemond, el tres veces ganador del Tour que Chris Froome busca igualar.

Tras el inicio normando, complicado por la orografía cambiante y los nervios de verse todos empatados a tiempo llega una jornada de kilometraje capicúa, 222 kilómetros, que pondrá en el objetivo los velocistas alemanes, necesitados de “vengar” el golpe maestro del siempre a tener en cuenta Mark Cavendish.

El lugar

El Tour toma ruta al sur. Normandía queda atrás y se adentra en Anjou, lugar de buen vino y cuna del Cointreau. En Angers los ganadores son de relumbrón y hablan de lo propicia que es para los velocistas. Esta ciudad de reyes fue anfitriona del primer prólogo en la historia del Tour, en 1967.

4 de julio de 1990

Laurent Fignon fue sin duda uno de los grandes iconos del ciclismo de los ochenta. Joven, intrépido e insolente ganó dos Tours consecutivos, cuestionando incluso el liderazgo de Bernard Hinault. Pero la salud no se sumó al talento y se sumió en un oscuro túner de resultados del que emergió en 1989. Segundo un año antes, Fignon estrenaba los originales colores del Castorama, empresa de bricolaje, en que debía ser el segundo episodio, el de la venganza, de su duelo con Greg Lemond. Pero el rubio parisino volvió a las andadas, en la quinta etapa, entre Avranches y Rouen, Fignon se apea de la bicicleta. Una caída dos días antes le había dejado tocado.

Siempre en cola de pelotón el líder del equipo de Guimard dejaba la carrera en el avituallammiento. “Para el Tour son necesarias muchas cosas, pero sobretodo que te acompañe la salud” dijo en remolino de fotógrafos que atestiguaban el abandono de Fignon, como un par de meses antes había hecho en el Giro donde defendía corona. Definitivamente el “profesor” no estaba de vuelta, nunca más volvería a estar en disposición de disputar un gran triunfo.

Foto tomada letour.fr

INFO

La camiseta de un mito
4

Óscar Freire está considerado un genio encima de la bicicleta. Su innata y astuta capacidad para conseguir victorias al sprint en los últimos metros ha sido alabada en todo el mundo. El diseño hace referencia al maillot arco iris, prenda que Freire consiguió en tres ocasionas igualando a los más grandes del ciclismo mundial.

Deja un comentario