Boonen “on ice”

0
3
vistas

La temporada ciclista 2014 ya es un hecho. En un ciclismo empobrecido por la obvia crisis, en un momento de ruptura, donde los ricos son más ricos y los pobres poco menos que vetados a competir en las mejores carreras, las campañas arrancan ya en enero –no con la Marsellesa y Mallorca como hace cuatro días- desde lugares tan dispares en el globo como Australia y San Luis, en Argentina.

Enlace permanente de imagen incrustada

En esta última el Omega Pharma se ha traído a uno de los ciclistas más lagunares, aunque genial, de nuestros tiempos. Lejos del frío europeo, Tom Boonen pone los pinreles en hielo atosigado por el calor del corazón argentino. La primera jornada del Tour de San Luis significó una nueva apertura de curso de este indescifrable ciclista que alterna temporadas históricas con periodos de completo anonimato.

El año pasado Tom Boonen fue un silbido, un soplo de aire, efímero y transparente. No se le vio, la foto que define su temporada es la de Flandes rebozado en el suelo sin opción a defender su corona. Le recuerdo temporadas similares. Años en los que Fabian Cancellara le eclipsó hasta la desesperación de cometer errores bíblicos como aquel ataque, también Flandes, que arrastró al suizo hasta la vanguardia de carrera, que ocupaba su entonces compañero Sylvain Chavanel.

Boonen es uno de los mejores ciclistas de clásicas de la historia y por ende el mejor ahora mismo, de entre los que están en activo. Hijo de los tiempos de la súper especialización, el famoso ciclista rueda como los ángeles sobre los adoquines. Tal perfección le han valido siete monumentos entre Flandes y Roubaix más la amalgama de semiclásicas que completan el calendario adoquinado: Harelbeke cinco veces, Wevelgem, tres, Kuurne, dos, A Través de Flandes, una,…

Ahora Boonen tiene mucho trabajo acumulado. No puede ser que la suerte le venga y le abandone de forma intermitente. A pesar de su ausencia el Omega Pharma fue el único equipo que se pudo medir con Team Sky el año pasado. Alrededor suyo Boonen tiene excelentes piezas que le descargan de presión. La llegada de Rigoberto Uran ha abierto las puertas de las grandes vueltas al equipo, aunque poco a poco, pues el colombiano se centra en el Giro –algo que podría haber tenido ya en Sky- porque el Tour, el Tour, es cosa de Mark Cavendish y su pandilla de intimidadores de la velocidad.

Pero el puzle necesita de la pieza de Tom Boonen. Una pieza informe y enigmática. Elegante y versátil, liviano sobre los pedruscos, necesita sentirse ciclista pronto, Boonen lo ha hecho bien esas temporadas en las que ya encontró fortuna en Qatar, sí en los albores de la temporada. Mientras se entona en Argentina pensamos en qué quedó de este ciclista que llama a las puertas de los 34 años y que mucho tiene que ver con ese prodigio que irrumpió hace doce años sembrando la discordia entre el US Postal y el Quick Step, el equipo de su vida.

Deja un comentario