Bradley Wiggins y Cadel Evans seguirán a lo suyo

2
2
vistas

Uno de los placeres del verano consiste en madrugar un poco el domingo, no mucho pues las sábanas son golosas, arrimarte tus zapatillas de trail y salir cual cabra por las cunetas y empedrados montañosos. Aquello que durante el año no tienes tiempo a hacer, obcecado con limar las marcas, lo pospones para cuando el calor nos ahoga, pues tentar registros en este periodo es pactar con el diablo. Es jugarte sencillamente un golpe de calor.

En el hermoso sumergir por los bosques del Penedés, y acompañado por otros dos trotones, cada uno valora su campaña runner. Curiosamente, pero menos, los mejores puestos llegaron en esas carreras tenidas de segundo nivel, es decir en aquellas donde los mejores brillaron por su ausencia, si no todos, gran parte de ellos. Evidentemente a ciertos círculos no hay manera de meterle mano a los primeros y en foros de menor prestigio podemos jugar nuestras bazas con la certeza de acariciar resultados que en otros es imposible. A pesar de ello, y situarnos en nuestro lugar, la conclusión es clara: “Que hubieran estado”. Lo otro es flagelarse gratuitamente.
Esto un poco pasará en este Tour, cuya cuenta atrás marca menos de quince días. Cuando la carrera salga de Lieja se hablará con seguridad de los ausentes, quienes no serán unos cualquiera. Todo ello pesaría cual losa en el ánimo de muchos, pero me da la sensación de que las anchas espaldas de Cadel Evans y Bradley Wiggins, los titulares de la pole en este Tour que se lanza en Valonia, pueden con tal carga. No cabe duda de que en las muchas veces que podamos, mencionaremos la no presencia de Alberto Contador y Andy Schleck. Y esa enseña se grabará a fuego en el maillot que el ganador vista con la perspectiva de los Campos Elíseos tras de sí. Eso ha sido así siempre, pero esta vez parece que el estigma que acompañara a quien se lleve este Tour puede tener mayor relieve. No obstante, como digo, los dos mejores posicionados gozan de encaje.
Valorando cuantitativamente la temporada del bloque anglosajón hasta la irrupción de Ryder Hesjedal no ha sido acorde con las perspectivas que bloques como BMC, Radio Shack, Green Edge y Garmin habían hecho aflorar. Si exceptuamos los triunfos de Gerrans en San Remo y el de Hesjedal en el Giro, no podemos hablar de muchos más éxitos si ponemos al margen las tres vueltas de Wiggins.
De lo que no cabe duda es que en la recta final para que arranque la gran cita de la temporada si alguna opción no anglosajona cobra fuerza es la de Vincenzo Nibali, a mi juicio un poco, sólo un poco, peor croner que inglés y australiano, nivelado en montaña y magnífico en las bajadas. Confieso que el siciliano es para mí la baza más afín. ¿Por qué? Pues por que sencillamente se lo merece. Pero sus opciones se diluyen en una carrera muy abierta. No obstante si a día de hoy me conminan a elegir alguien, el tiburón es el mío. Apunten. 
Foto tomada de www.cyclingnews.com 

2 COMENTARIOS

  1. A la ausencia de ciclistas de nombre "importante" en el próximo Tour, uno porque no puede y otro porque no quiere, yo sólo digo "ellos se lo pierden" no podemos darle más vueltas.Creo que los que suenan como favoritos, más los que no lo hacen, nos haran disfrutar (valga la redundancia) a su manera de unas semanas de ciclismo que los aficionados de verdad esperamos con ansiedad.Aunque ahora mismo todo es futbol y olimpiadas, yo soy de las que cuenta los días para que empiece una carrera de tres semanas, "me da la vida"; la veo a su hora… la grabo y si al día siguiente desayunado me la repieten, la vuelvo a ver.Este año todo está por ver… esperaremos que la carretera vaya poniendo a cada uno en su sitio.¡Ojo con los golpes de calor!!!

  2. Quedan pocos días ya, que ganas. Haber que nos depara éste año. Coincido contigo referente a Nibali, haber que nivel demuestra y sobre todo si pasa bien los puertos largos del Tour, que como él dice tiene que mejorar en ese aspecto. Por lo demás, para mí el favorito es Wiggins, pero muy cerca suya Evans. Los kilómetros los pondrán en su lugar, ojo con los nervios de la primera semana y los riesgos de caídas..

Deja un comentario