Buscando al ciclista joven más impactante, insolente e incluso bocazas de los últimos años

0
1
vistas

Si hablábamos ayer de Tom Boonen, y de la burla al camino biológico que se le supone a un grande en ciernes, hoy entramos con otros corredores que como el belga brillaron desde bien jovencitos, en su primera experiencia pro, o al menos en una de las primeras, dando señas de calidad desde el minuto uno, situando a los mayores del pelotón en su sitio e incluso ladrando más de lo recomendable habida cuenta de la laxitud verbal que conlleva la tierna edad.

Andy & Cav, ¿vidas paralelas?
Durante la historia hemos tenido ciclistas avanzados a su propia evolución. Competidores que despertaron amplias expectativas luego no siempre cumplidas, porque de seguir la progresión marcada por su explosión habrían liderado estadísticas memorables. De esos jovenzuelos quizá sólo Eddy Merckx siguió los trazos anunciados en sus primeras pedaladas en el máximo nivel. Contemporáneo a él creció fulgurante Felice Gimondi, un grande que pudo haberlo sido más si hubiera seguido el camino marcado de inicio. En veinte años, surgió un talento americano llamado Greg Lemond que dio el golpe en casa de Hinault. Paralelamente otro que también brilló prematuramente fue Laurent Fignonquien nunca repitió los dos Tours que acomodó en temprana época.
Ahora hablamos de corredores con los que muchos hemos convivido,  y responden a los anteriormente citados. Perfil precoz, talante indomable, fuerza bruta y deslices verbales, esto último no siempre. Todo en uno, un atractivo enorme, vamos. Aquí viene nuestras propuestas:
·         Jan Ullrich: su explosión tuvo lugar en 1996 aunque dos años antes había sido podio en el Mundial CRI. Un talento vivo de la naturaleza con el método del este. Su lealtad a Rijs le valió un Tour a éste pues el teórico gregario andaba como el líder.
·         Eugeny Berzin: una implosión en 1994, con Lieja y Giro en el zurrón, y ahí se acabó. A pesar de un margen espectacular sucumbió a no sabemos qué –dicen que dinero aunque podríamos pensar mal- para dar un rendimiento paupérrimo cuando más se esperaba de él.
·         Edvald Boasson Hagen: un nórdico endurecido en las grandes citas del continente. Firmó un 2009 de ensueño con 22 años cuadrando lo que apuntó una temporada antes en el Criterium Internacional.
·         Riccardo Ricco: ciclista cuyo sino es no dejar indiferente. Omitiendo su pasado reciente, su irrupción fue sencillamente memorable. Amarillo en “chez Saunier” ganaba a pares donde se presentaba tanto etapas como enemigos dada su viperina lengua.
·         Mark Cavendish: talento en velocidad que sí mantiene el tono según pasan los años. A pesar una entrada a lo grande sigue en las mismas, sin fallar en su cita del Tour donde va camino de arrojar unas estadísticas excepcionales del tamaño de su descerebrada verborrea.
·         Peter Sagan: el coco eslovaco. Un ciclista de arrollador carácter ganador, en su primera gran cita, la París-Niza de 2010 se codeó y frustró a primeros espadas con la solvencia de uno que lleva mucho en esto.
·         Frank Vandenbrocke: como Boonen protagonizó una enconada lucha entre estructuras oliendo lo que se cocía en su piernas. Pro con 19 años ,su figura es una de las más adoradas del gremio. Como Pantani, una leyenda. Creció rápido, vivió deprisa y murió joven.
·         Andy Schleck: el rival por antonomasia completa una serie de segundos puestos que no hacen justicia a su calidad, sin embargo su llegada al cetro fue reseñable. Giro 2007, con un recorrido durísimo, 21 años y rodeado de perros viejos para acabar segundo.
Como siempre, arriba a la izquierda tenéis habilitada la encuesta que toma forma a raíz de este post. Invitados estáis a votar.
Y como viene siendo tónica, aquí debajo podéis expresar si os ha gustado o no lo aquí publicado.