Caer con grandeza está al alcance de unos pocos y Purito Rodríguez

2
6
vistas

Camino de Fuente Dé, en la Collada de la Hoz, ese ataque de Alberto Contador, que no hemos visto por televisión y sí por fotografía de Tim De Waele, fue mucho para Purito Rodríguez.

A parte de los gustos que muchos de vosotros me habéis identificado, creo que la Vuelta, más bien su desenlace, ha sido muy dura con el catalán. Joaquim es un tipo de barrio, criado en un ambiente del que no quiso contagiarse por que la bicicleta le enamoró más. Creció poco a poco hasta que le llegó el momento de bifurcar. Ser cola de elefante o cabeza de ratón. Eligió lo segundo. Se marchó, muy bien pagado, con los rusos del Katusha y dudo mucho que un equipo esté más satisfecho con una incorporación como la de Purito.

Tres años después de tomar esa decisión, Joaquim se ha visto en una tesitura que su minúsculo cuerpo nunca se hubiera imaginado: la posibilidad de ganar una gran vuelta. En el Giro le faltó lo mismo que ha echado de menos en la Vuelta: motor.

Se le ha tachado de “amarrategui”, de huraño, de resultadista, de beneficiarse de un sistema de bonificaciones abierto a todo el mundo –qué no diría Leipheimer de la Vuelta que perdió con Contador por ellas-. Una de las grandes virtudes de Purito, aquí comentadas más de una vez, es que no se anda por las ramas. Él ha corrido como ha corrido por que no le quedaba otra. “No tengo motor para grandes alardes” vino a repetir más de una vez.

Un día, otro y al siguiente, cada vez que la carrera casi reculaba marcha atrás en las cuestas del 20% quien ejecutaba el guion que le correspondía era Purito. Alberto Contador ejecutaba con idéntica torpeza una sucesión de ataques que sólo alimentaban las esperanzas de su rival  al punto de hacerle creer pies juntillas que la Vuelta era suya.

Sólo cuando Contador ejerció con la categoría que le corresponde quedaron patentes las diferencias entre ambos, que las hay. “Ha ganado con dos cojones” sentenció el del Katusha transmitiendo una categoría humana y un saber estar que sinceramente, me perdonaran los colores, merece un premio mayor, que posiblemente no sea el que se acabe dilucidando en la Bola del Mundo, pero sí para futuras ediciones.

 

Foto tomada de www.biciciclismo.com

Publicidad

2 COMENTARIOS

  1. "Se le ha tachado de “amarrategui”, de huraño, de resultadista, de beneficiarse de un sistema de bonificaciones abierto a todo el mundo"

    Haber cuantos de los "superclase" que le dan a las teclas y a la lenguna, pueden ser amarrateguis, huraños y sobre todo resultadistas, aguantando los palos de Froome, Valverde y Contador, durante 20 días.

    Hablar asi de un CICLISTA que se entrega y da espectáculo a las carreras que va…. es pecado.

    Desde luego, a un servidor, le gustará ver a Purito de rojo en Madrid.

    Y como es un hombre tozudo, estoy seguro de que lo conseguirá. De esto estoy tan seguro como lo estaba de que Caja Rural iba a mojar en esta Vuelta.

    Dicho queda.

  2. Tengo el corazón "partio", Alberto Contador, Joaquin Rodriguez y Alejandro Valverde. Los tres españoles y los tres excelentes ciclistas.
    Mañana en la Bola del Mundo el desenlace. ¿Si me mojo y digo un nombre, les parecerá mal a los demás?.
    Desde que empezó esta @vuelta he estado con Purito y voy a seguir apostando por él.

Deja un comentario