El calor que mató la Vuelta

0
5
vistas

En 1941 la Vuelta a España se volvió a celebrar por primera vez desde la interrupción inevitable de la Guerra Civil. Con el viejo continente atónito al ver que las fichas caían a favor de Hitler y la Alemania de la esvástica, España recuperó su Vuelta con victoria del que llamaban negro de los ojos azules, Julián Berrendero, un ciclista cuya dureza rivalizó con las rocas que partía cada vez que se daba un costalazo.

#DiaD 19 de julio de 1942

La segunda Vuelta tras el conflicto que desangró el país y enfrentó a hermanos transcurre abrasada. Tras dos días de competición los organizadores miran con espanto que sólo les queda treinta ciclistas en liza. Berrendero gana la primera etapa, el velocista Delio, de los Rodríguez de Pontevedra, la segunda.

1

En Murcia el calor es tal que los abandonos se anuncian en cascada. La gran vedette del momento, Vicentre Trueba pone pie a tierra y la resentidísima participacion internacional se escurre entre los ofensivos rayos de sol. Los ciclistas franceses, que ven en España un lugar más plácido que su país bajo el yugo nazi, caen uno a uno. Dante Gianello colisiona con un espectador y se va. Le siguen vacíos por el calor René Vietto y Louis Thiétard. Los que quedan en carrera prueban las penurias de la carrera y del país, desprovisto del alimento básico e infraestructura mínima.

La situacion mejora cuando se toma camino de Huesca y posteriormente a Asturias y Galicia. La carrera se decide entre dos nombres: las etapas de Delio Rodríguez y la victoria de Berrendero quien en dos años igualó el primer récord de victorias de Deloor.

Publicidad

Deja un comentario