Camaleónico Dani Moreno

0
43
vistas

Qué poquito, pero qué bueno es lo que luce en el bagaje de Daniel Moreno. Para mí este temperamental ciclista que cruza la meta de un lugar de Bélgica, despechado a cara perro, siempre será el último ganador de la Escalada Montjuïc. Cuánto llovió desde entonces. Vestía el emblema del Realx, todo rojo. Estaba en el umbral de algo mejor, pero en ese momento no lo veía. No acertaba a comprender su mala suerte, poco antes Samuel Sánchez le privó de un magnífico éxito en la cima de Abantos. No tenía contrato para el año 2008. Estuvo unos días sin equipo. El Caisse d´ Epargne anduvo listo y se lo llevó.

En el equipo de Eusebio Unzué trabó buena relación con Purito Rodríguez al punto que, tras un lapso anual en el Omega Pharma, pasó a formar parte del grupo de españoles que tan buen resultado le da día tras día al Katusha.  Valgan dos datos. En la temporada corriente, tres de los siete triunfos de los rusos vienen por vía española, el año pasado de las 29 consumadas 19 fueron hispanas, repartidas por este orden Purito, Moreno y Oscar Freire.

Paulatinamente el rol del madrileño crece al ritmo de su golpe de pedal. Antes de abordar la llegada a Huy calibrábamos que quien ganara no podía ser un cualquiera por la sencilla y clarividente razón de que los mejores parecían llegar en su momento óptimo y rodeados de sus hombres. Philippe Gilbert incluso atizó el látigo, pero el único que fue capaz de romper, cuando Betancur tocaba la victoria, fue Daniel Moreno.

1

En Katusha se da esa circunstancia de que a veces los segundos andan como los primeros, sino un poquito más. Las cábalas de los rusos se dispararon cuando Joaquim Rodríguez se llevó un fuerte golpe en uno de sus muslos durante la Amstel. Jugaron al póker con las cartas escondidas, las suyas, y las otras marcadas, la de los rivales. Cuando atacaron la vanguardia del pelotón, una vez BMC quemó casi todos sus cartuchos, todos miraron hacia Purito, pero la baza fue Dani.

Fue bonita la jugada, pero muy diferente a aquella que Alberto Contador les propuso sobre la mesa en Fuente De. De ese día, de cómo Katusha hizo aguas, poco sabemos, más allá de que Purito perdió una Vuelta que tuvo ganada. Muchos miraron a Dani y su implicación en la conjura de los daños. Se habló incluso de que quiso defender su plaza en la general. Un premio menor, minúsculo ante lo que estaba en juego. Sólo ellos saben lo que pasó.

Pero que no se confíen. Ganar la Flecha no es síntoma de hacerlo en la Lieja. Hay un sustancial incremento de kilómetros. Más allá de los doscientos kilómetros, el abismo, y hasta Lieja quedan 60 más. Veremos.

 

Foto tomada de www.lavozdegalicia.es

Publicidad

Deja un comentario