Capos con piel de gregario

1
8
vistas

El Tour es esa grande en la que algunos equipos deben hacer encaje de bolillos para poner sobre la mesa todo lo mejor que tienen sin que unas bazas compliquen la vida a otras. Son esos equipos que durante el mercado de invierno hacen acopio de talento, como si con un líder no les valiera, en un ejercicio que creo que en el fondo perjudica al deporte, pues no hace otra cosa que desigualar las fuerzas de unos y otros.

Son tres equipos en esa tesitura, con bicéfala obvia, aunque podríamos añadir un cuarto, el Astana, si bien este caso es diferente, porque la convivencia entre Fabio Aru y Vincenzo Nibali no tiene claros aún los roles. Soy de la opinión de que entre los dos ciclistas insulares no está decidido el liderato de Aru como se ha dicho hasta la fecha. Hablaremos de ello.

Pero volviendo al inicio vemos que los tres grandes favoritos para la carrera, Froome, Nairo y Contador, a mi juicio, por este orden, presentan otros tantos segundos espadas que bien podrían tener su agenda propia de ambiciones en la carrera si sus teóricos números uno no precisaran de sus servicios.

Mikel Landa es quizá el que mejor y más clara tenga asumida su condición de “figura-gregario. El alavés desconoce el Tour y lleva una temporada enfriada por el abandono en el Giro. Con su presencia en Francia, el Team Sky quiere directamente apuntalar el equipo en montaña, como se vio en el Dauphiné. El anárquico Landa es controlable en la férrea estructura de los “hombres de negro”. Tener a Landa en el equipo es un cheque en blanco para Froome, que podría regular ritmos e intensidad como quien lleva el termostato de su hogar. Un lujo, el ciclista que seguramente quede entre los líderes cuando ya nadie tenga gregarios. Eso sin ir más lejos le salvó a Froome el año pasado en Alpe d´ Huez.

En medio del cotarro, estará el “hombre que siempre está dispuesto”, Alejandro Valverde, quien admite que “ya es hora de ganar el Tour con Nairo”, cuando él y la estrategia de los suyos fueron un lastre para que el colombiano aspirara a más en la última edición. Valverde admite el papel de segundo, pero no descarta meterse en un corte para jugar sus opciones. Valverde ha tenido gestos con los compañeros, desde tiempos inmemoriales. Fue generoso con Freire en su tercer mundial y ha cedido ante colegas de equipo, pero hay citas que despiertan su fino instinto y el Tour es una de ellas. Si en Landa no vemos condicionalidad, en Valverde no lo tenemos tan claro.

Y el tercero, el compañero de Contador, Peter Sagan, un ciclista que llega muy descargado de presión que le acompañaba años atrás por la temporada que lleva a la espalda. Sagan dice que ayudará al madrileño lo que le sea posible, cuánto considere él que es suficiente sólo lo sabe él. El año pasado poco pudo hacer porque rápido se vio que Contador no iba y Sagan salió en fuga a diario a ganarse el corazón de la afición. Le llevó en cuna la jornada de pavé y poco más pudo hacer. Como Valverde, Sagan es un “killer” y dudo mucho que centré el tiro en Contador y su auxilio, no obstante en momentos puntuales puede serle muy útil un tipo que baja y rueda como los ángeles para esos momentos entre puertos que tanto queman.

Imagen tomada de www.outdoorblog.it

INFO

Peñíscola y alrededores en bicicleta

1 COMENTARIO

Deja un comentario