¿Para qué ha servido la Operación Puerto?

1
4
vistas

Lo barato es caro y viceversa. En unos pocos minutos, sigilosamente en una actualidad cargada de noticias e historias, la Operacion Puerto escaló posiciones en los listados de twitter. Unos días después de que prescribiera cualquier represalia para los implicados, ha surgido la noticia: las bolsas de la OP irán a las autoridades competentes para que hagan lo que les plazca con ese material.

La historia es una de esas para no dormir. Arreglan la imagen del deporte español, he leido en algunos foros, esta imagen está tan deteriorada que la situación no se soluciona con un trámite. Se ha hecho lo que se tuvo que hacer hace muchísimo tiempo, pero las cosas salen como salen cuando en el fondo detectamos de que nunca hubo voluntad de hacer las cosas bien.

La Operación Puerto ha sido una catástrofe para el ciclismo español que se vio privado de patrocinios y de una generación de ciclistas sin acusaciones concretas ni elementos tangibles. Podemos pensar lo que queramos de Beloki, Extebarriba, Mancebo, los hermanos Osa, Heras -a quien se le incluyó estando ya tocado y hundido por el positivo de la Vuelta de 2005-,… que si eran más o menos coherentes, honrados o si habían hecho algo malo. Eso es a gusto de consumidor. Muchas veces hablamos de que éste o el otro va hasta las trancas por meras impresiones, porque nosotros ni manejamos los análisis ni estamos en la cadena que gestiona estos casos. Somos meros espectadores.

La Operación Puerto se llevó por delante a los citados, más otros como Ivan Basso y Jan Ullrich, y tuvo un tiempo en la nevera a Valverde, sin nada concluyente más allá de especulaciones e interpretación de unos apodos, algo que sinceramente me parece poco sólido para arruinar carreras profesionales con tanto atrevimiento. Y atención, aquí no decimos que sean inocentes, porque no lo sabemos.

Se situó una recua de ciclicstas en el limbo, se les linchó mediáticamente, se hizo un juicio y vemos que algunos de los implicados, con raíces que van mucho más allá del ciclismo, Eufemiano Fuentes por ejemplo, salen indemnes. Todo muy limpio, todo muy normal ¿Sale beneficiada en algo la imagen del deporte español? Eufemiano admitió que lo suyo iba mucho más allá de la bicicleta, e incluso admitió hasta tres amenazas de muerte si hablaba. “Una cuarta ya no sería una amenaza” contó. Si Eufemiano pusiera a la luz su historial de cobros, eso sí que serían los “papeles de Eufemiano”.

Cualquier persona que sepa de números, sueldos y demás sabe que con sólo ciclistas uno no es multimillonario con cuentas en paraísos. Los ciclistas eran la punta del iceberg, todo lo demás nos lo podemos imaginar. Si “Birilo” era Ivan Basso, así se dedujo, y no hace falta ser un genio para saber quién es “Valv Piti”, por qué nadie entra a decir quién fue “RSOC”.

Diez años después dan las bolsas para identificar a los propietarios, con la misma insolvencia que mostraron en el proceso, quieren que creamos ahora a pies juntillas los nombres y apellidos de esas bolsas. Si la sangre se ha mantenido bien por la profesionalidad de quienes la han custoDiado, todo el papeleo generado no queremos saber en qué estado se encuentra, a la vista de cómo se ha llevado todo. De lo que de ahí salga a la verdad mediará un abismo. Igual que aquel listado de corredores que iban a sacar en Francia con muestras retroactivas de años atrás. Todo humo, todo paja. Diez años después de la OP no creo, de verdad, que las cosas hay cambiado como se prometió.

No han cambiado ni dentro ni fuera del ciclismo. No buscamos culpables fuera del circo de las bicicleta, no nos compete. El ciclismo se ha granjeado a pulso su imagen, primero estableciendo como normal lo que nunca podía ser. Es decir, se entendió como parte del entrenamiento cosas que no podían serlo. Y segundo estirando “lo normal” hasta hacerlo grotesco con ese ciclismo de súperhombres de los noventa. Toda la culpa recae en quienes aceptaron esto y en quienes lo estiraron. Sinceramente, muchos años después seguimos viendo a muchos de esos culpables en el tingladillo.

Por cierto que si en ciclismo siempre hemos criticado porqué ciclistas perjudicados por el dopaje de otros nunca han hablado, no hablaremos de aquellos que metieron su mano en un bombo con bolas frías y calientes, si es es que nada ni nadie se libran…

INFO patrocinada por 226ers

La línea de @226ERS para una buena recuperación del organismo tiene nuevos sabores

1 COMENTARIO

Deja un comentario