Chavito se hace un hombre

1
33
vistas

Dicen que tus raíces, que las personas que te dieron lo que eres y lo que sabes, son tu espejo. Con Esteban Chaves tenemos la certeza de que esa afirmación es cierta. Cuando NIbali cruzó la línea de meta el sábado con la maglia rosa merodeando su cabeza, los primeros en felicitarle fueron los Chaves, padre y madre del risueño trepador de Bogotá. ¿Como no querer a este corredor?

Chaves ha irrumpido en escena como hace un año no hubiéramos imaginado por estas fechas. En periodo récord ha ganado etapas de Vuelta y Giro, ha sido líder en ambas y en Italia ha rozado la victoria final.

Chaves llegó a este Giro en una segunda fila, eclipsado por el favoritismo de sus dos compañeros de podio, Nibali y Valverde, y la tercera mano de Mikel Landa. No pasaron muchas etapas que Chaves demostró que no estaba de relleno, quería papel estrella, ser protagonista.

Creció poco a poco en la general, perenne en vanguardia, atento pero sin tomar la responsabilidad. Hubo un momento, una rampa del terrible Giau, cuando Nibali levantó la debilidad de Valverde, el colombiano pasó a la contra y sólo Steven Kruijskijk estuvo con él. Ese corte, camino del vergel de Corvara, le puso en una órbita que estuvo a punto de dejar cuando, inexplicablemente no estuvo en las andanadas del Merola. “No pensé que era para tanto” dijo, pues casi salió despedido de las primeras plazas. Mantuvo medio minuto gracias al equipo, especialmente a Rubén Plaza, cuando en otras ocasiones estas situaciones se saldan con tragedia para el cortado.

Antes la doble etapa alpina, Chaves nos ofrecía una duda, será conservador o querrá más. Sinceramente pensamos que iba a decantarse por lo segundo cuando, pam, en el Agnello sacó la caballería con toda la intención y acierto, porque pienso que -y así lo admite el implicado- el líder Kruijswijk ya iba tostado en la subida al ritmo del Orica. Por cierto, que nadie lo destaca, pero el descenso que el colombiano realiza en el Agnello es de enmarcar, fue tan pegado y tan atento a Nibali que llegó a asemejar un tándem.

Pero la jugada era de doble filo, cayó la maglia rosa, en toda la acepción de la palabra, pero emergió la grandeza de Nibali, entonces un triple ganador de grandes, ahora ya cuádruple, que le dio la vuelta a la situación. Al final de Risoul, Chaves cedió y anunció lo que pasaría al día siguiente, en el que, a pesar de llevar la maglia en ristre, nunca dio buenas sensaciones.

Al final segundo, es un puesto magnífico, de verdad, otra buena noticia para el nido de grandes ciclistas que es Colombia estos últimos años. Chaves ha irrumpido con más fuerza si cabe que el propio Nairo, salvo que éste lo hizo en el Tour, y eso causa más estruendo. Grande el pequeño Chavito, un tipo que da espectáculo y vende el ciclismo que nos gusta, el ciclismo de los valores y de la deportividad. Y todo con el lacito de una sincera sonrisa. ¿Es o no adorable?

Imagen del FB del Giro

INFO patrocinada por 226ers

226ERS lanza las EVO BAR, unas barritas muy saludables

2
226ERS lanza al mercado sus nuevas ‘barritas evolucionadas’, las EVO BAR, elaboradas con ingredientes naturales de máxima calidad, sin gluten, como todos los productos de 226ERS, y libres de GMO (organismos genéticamente modificados). Estas nuevas barritas se pueden usar como un verdadero snack muy saludable, pudiéndolas incluir a cualquier hora del día, tanto en el desayuno como a media mañana, incluso como un bocado previo a un entrenamiento, además de ser un perfecto aporte energético durante el ejercicio o posterior al mismo. Además son ideales para aquellas personas que siguen dietas vegetarianas, veganas o paleo (según el tipo de barrita).

Publicidad

1 COMENTARIO

  1. ¿Con más fuerza que Nairo? ¿Estamos ciegos? Chaves no ha ido en cabeza en la montaña en todo el Giro, Nairo lo fue en el Tour del 13 en un par de etapas. Chaves no se ha atrevido a atacar él sólo, ha saltado al ataque de los demás, Nairo atacó desde la base del Ventoux en el Tour del 13. Hablar del descenso de Chaves del otro día como de un gran descenso es cierto, pero si lo comparamos con el descenso del Stelvio de Nairo (grande Movistar ese día) en el Giro del 14 me parece que se queda en nada. Chaves no ha sido capaz de ganar a un Nibali que no es el mejor Nibali y Nairo dejó atrás al mejor Froome en los Alpes en el 13.

    No v0y a menospreciar el espectacular Giro de Chaves, que podría haber ganado y que ha perdido por muy poquito. Pero vamos a ser ecuánimes: lo que hizo Nairo en el Tour del 13 es una salvajada que Chaves no ha hecho. Nairo, el hombre frío, el que siempre os parece que no da todo lo que tiene, no paró de atacar en ese Tour, Chaves no lo ha hecho a ese nivel, ni contra esos corredores. Y si hablamos de que Tour y Giro no son iguales, miremos el primer Giro de Nairo…

    Lo dicho, no ha llegado con más fuerza que Nairo, aunque os pese.

Deja un comentario