Connect with us

Una visión sobre lo que hizo Chris Froome en el Giro

Giro Italia - Chris Froome Joanseguidor

Chris Froome

Una visión sobre lo que hizo Chris Froome en el Giro

Una visión sobre lo que hizo Chris Froome en el Giro

Tiempo de lectura:5 Minutos

Queríamos compartir este extenso análisis y conclusión sobre la “performance” de Chris Froome en la etapa reina del Giro de Italia

Poco antes de arrancar el Tour, el Team Sky ha proporcionado los detalles de la victoria de Froome en el Giro a la BBC, buscando transparencia.

No han sido pocas las opiniones sobre el rendimiento del británico en el pasado Giro, unas tachándolo de inhumano -y, por lo tanto, inalcanzable sin el uso de substancias dopantes-, otras de admiración.

Sobre el Giro de Froome se ha dicho de todo

Los datos publicados pueden arrojar algo de luz, además de aclarar dudas al compararlos con los rendimientos de años precedentes.

Los archivos proporcionados corresponden al plan de seguimiento de peso de Froome en las dos últimas semanas de la ronda italiana, a la alimentación de dos días de la prueba -entre ellos el día en el que se hizo con el liderato-, a conversaciones entre Chris y su preparador, Tim Kerrison, y entre el staff del equipo discutiendo el plan de la etapa 19, y, finalmente, al análisis de la etapa de Finestre, tanto análisis previo desarrollando un protocolo nutricional y análisis posterior de la potencia desarrollada por el keniata.

Giro Italia - rendimiento Froome JoanSeguidor

FB Giro d´ Italia

El peso de Chris Froome 

La tabla de seguimiento de peso de Froome muestra los objetivos del Sky: buscar una bajada de peso gradual para las etapas montañosas de los días finales.

No es una estrategia fácil, ya que perder peso en una prueba tan exigente puede acarrear una bajada de rendimiento, causada por una recuperación inadecuada, falta de glucógeno…

Aún así, no es un riesgo extremo, ya que medio kilo en una semana es una pérdida razonable.

Se puede imaginar que inició el Giro con unos 69,5kg.

La nutrición de Chris Froome

Los datos proporcionados por el medio británico corresponden, únicamente, a las etapas 11 y 19, a pesar de haber recibido el de todas las etapas.

Según ellos, son buenas proyecciones del Giro, pues la 11ª etapa se incluye entre las relativamente fáciles, y la 19ª muestra los datos de la etapa en la que se decidió la carrera.

Giro Italia - rendimiento Froome 2 JoanSeguidor

FB Giro d´ Italia

La ingesta del día “fácil” llama la atención.

Ese día Froome pesaba 69,3kg por la mañana, y tuvo un gasto energético de 3635kj durante la etapa, a lo que habría que añadirle el metabolismo basal, lo que supone un total de más de 5000kcal para todo el día.

Sin embargo, el consumo fue de tan solo unas 2500kcal, lo que supone un déficit calórico enorme.

Los macronutrientes desglosados quedan en: 407g de carbohidratos (5,8g/kg); 139g de proteína (2g/kg); y 32g de lípidos (0,5g/kg).

La ingesta de proteína es alta, lo que remedia el déficit calórico y ayuda a mantener la masa muscular en dicho déficit.

El consumo de grasas es muy bajo, y el consumo de carbohidratos medio, pero, considerablemente bajo para un día de más de cuatro horas encima del sillín.

Esta ingesta va en línea con el plan de seguimiento de peso, ya que buscan una pequeña perdida para los días más quebrados.

A pesar de un bajo consumo de carbohidratos, la ingesta de estos encima de la bici es considerable: 229g o 57g/h.

En la etapa reina del pasado Giro las cosas fueron diferentes

Consumió 6663kcal, algo más normal teniendo en cuenta las exigencias de la prueba (6180kj).

El peso esa mañana fue de 68,9kg, algo por encima del objetivo (difícil de creer visto el déficit de la etapa 11…).

El desayuno contenía 2,5 veces la cantidad de carbohidratos del día fácil, buscando que los depósitos estuviesen llenos frente al exigente día que tenían por delante.

La cantidad de carbohidratos que consumió durante la etapa fue increíblemente alta: 502g o 96g/h.

Esto se sitúa justo por encima del límite de absorción del organismo: 90g cada hora haciendo una correcta mezcla de carbohidratos de transporte múltiple (glucosa, maltodextrina, fructosa…).

Tal aporte exógeno de carbohidratos buscaba limitar la depleción de glucógeno en el músculo, aportando glucosa por vía sanguínea.

En la comida post-etapa y en la cena 9g/kg de carbohidratos fue lo que comió, intentando rellenar los depósitos para el último día decisivo de la prueba.

Giro Italia - rendimiento Froome 3 JoanSeguidor

FB Giro d´ Italia

 

 

La etapa, su desarrollo, los consumos… 

La potencia británica no dejó nada al azar para el día decisivo.

Calcularon las demandas de la etapa y, acorde a ellas, desarrollaron un plan para que al espigado ciclista no le faltase de nada en su andadura.

Planificaron diferentes avituallamientos, con estrictas indicaciones nutricionales.

Todo ello, para que no se le escapase la “maglia” y pudiera llegar a la última ascensión en condiciones para producir una potencia alta.

Predijeron una primera parte hasta la cima del primer puerto a 300w (45’ a 250w y 45’ a 350w) con un gasto de 270g de carbohidratos, transiciones entre puertos que costarían 200g de carbohidratos totales, la subida a Finestre a 400w durante hora y cinco minutos con un gasto de 330g de carbohidratos, Sestriere a 375w durante 26 minutos (115g) y, por último, Bardonecchia a 450w durante 24 minutos (155g).

Diferenciaron las partes de ascensión en las que Froome no podría reponer el gasto, y las partes de transición en las que intentaría compensar las partes más exigentes.

Esto da para un total de unos 1000g de carbohidratos, lo que supone una demanda energética brutal, solo posible de afrontar con depósitos de glucógeno llenos y una ingesta de carbohidratos elevada durante la etapa, tal como la que hizo Chris.

Mirando los datos post-etapa, la predicción es muy acertada.

La fase inicial fue a 321w, Finestre a 407w durante una hora y cuatro minutos y Sestriere a 376w (pero durante 31 minutos).

Eso sí, a partir de Sestriere la predicción no es tan certera.

La escapada en solitario le supuso una intensidad mucho mayor entre Sestriere y Bardonnechia, a 306w durante 42 minutos, lo que, inevitablemente, disminuye la potencia que pudo producir en la última cima, que se quedó en 392w durante 25 minutos, bastante por debajo de los 450w predichos, demasiado optimistas teniendo en cuenta que llevaban 18 etapas en las piernas y 6 horas de sillín en esa etapa.

Por lo tanto, es muy probable que las previsiones de gasto de carbohidratos fuesen correctas, ya que, a pesar de haber producido menos potencia en la Bardonnechia, la aproximación fue a mayor intensidad.

Probablemente, el gasto fue incluso mayor al predicho.

Es realmente llamativo el pulso de Froome.

Giro Italia - Froome rendimiento JoanSeguidor

FB Giro d´ Italia

Las pulsaciones de Chris Froome

En Finestre promedió 145ppm con una máxima de 155ppm (alcanzados tras el ataque de 16 segundos a 603w).

En Sestriere la media y la máxima fueron 142ppm y 152ppm respectivamente, y en Bardonnechia 151ppm y 159ppm.

Esa media y máxima alta en el último puerto muestran que llego con reservas y que pudo producir una buena potencia, algo inalcanzable en estado de crisis energética.

Pero, cuando aparecieron los datos de la ascensión al Mont Ventoux en el Tour de 2013 se pudo apreciar el mismo detalle.

Eso significa que las pulsaciones del keniata son más bajas que las de la población general, lo que supone un enorme volumen de eyección (a menos pulsaciones y misma intensidad se requiere mayor volumen de eyección por cada pulsación, para poder administrar la misma sangre y oxígeno que a pulsaciones más elevadas).

El equipo advierte que la potencia está inflada, ya que el uso de los platos ovalados Osymetric sobreestima la potencia, en un 6%.

Por lo tanto, hay que aplicar ese factor corrector a los datos expuestos aquí arriba.

Las conclusiones de la machada de Chris Froome 

Uno de los puntos más importantes de estos datos es que el Sky no dejó nada al azar.

Analizó cuidadosamente la prueba, y trazó un plan para poder afrontar las demandas de ésta.

Siempre se ha descrito al equipo británico como un equipo calculador, que analiza cada detalle.

Esta es una muestre de ello, una muestra de un trabajo bien hecho, la muestra del avance que ha habido en las últimas dos décadas.

Giro Italia - Froome rendimiento 4 JoanSeguidor

FB Giro d´ Italia

A lo que el rendimiento de Froome se refiere, no es un rendimiento que, necesariamente, tenga que levantar sospechas y hacer sonar las alarmas.

Produjo 5,9w/kg durante poco más de una hora.

Aún así, no hay que olvidar que es la decimonovena etapa del Giro, y que la cima se situaba a 2200 metros de altitud (una bajada de rendimiento entorno al 1-2%, según un clásico artículo de Basset et al.), lo que supone un rendimiento mayor a baja altura y en condiciones de poca fatiga.

Con todo esto, lo más probable es que su umbral se sitúe entorno a los 6,3w/kg, como mucho.

Si, además, se le aplica el factor corrector mencionado antes, no supera los 6w/kg (5,94w/kg).

La VAM (Velocidad de ascensión media, propuesta por primera vez por el Dr. Ferrari) fue de 1514 metros por hora.

Si se comparan estos datos con los de los años en los que el dopaje estaba a la orden del día, son unos datos discretos.

Era raro encontrar una VAM por debajo de los 1700m/h en ascensiones entorno a los 40 minutos, incluso si eran al final de la etapa (esta vez fue al principio).

Por poner un ejemplo, Contador subió Verbier en 2009 a una VAM de 1850-1900m/h, con lo que se puede estimar -según la fórmula de Ferrari- una potencia relativa de 6,75w/kg aproximadamente.

Aquella subida duró poco más de 20 minutos, y fue al inicio de la segunda semana del Tour, lo que supone la posibilidad de desarrollar mas potencia que en una subida de más de una hora los últimos días del Tour, pero, aún así, el rendimiento de Froome es relativamente más bajo.

Más exigente que esa ascensión es haber mantenido de media 395w en las tres subidas durante dos horas, además del esfuerzo del inicio de etapa y de la transición entre Sestriere y Bardonecchia.

Eso muestra la gran capacidad aeróbica del corredor, junto con un “fondo” digno de envidiar. Pero, las ganancias en este aspecto con el entrenamiento son mayores que las ganancias posibles en potencias máximas en cortos periodos de tiempo (desde 5 minutos a 1 hora).

Todo esto hace pensar que más que no fueron necesarias ayudas ilegales para hacer lo que hizo el keniata, un programa de entrenamiento bueno junto a una planificación en carrera óptima, como la que hizo el Sky, fueron herramientas suficientes para ganar el Giro 2018.

Un texto de Aitor Altuna

INFO

Gobik_AttitudeAmberAbsolute_3_1176x406 JoanSeguidor

Os presentamos la equipación de los domingos de Gobik

1 Comment

1 Comment

  1. Ricard

    13 de julio, 2018 at 10:54

    No puede ser que les meta distáncia al grupo de Tom iendo solo. Tras 60 km solo en Sestriere clavó el tiempo de Tom. No se lo cree nadie. Como tampoco que sus pulsacionas máximas sean tan bajas. Es imposible, sencillamente. Resulta que todos van a 180ppm y él a 155ppm. De risa

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Más en Chris Froome

Patrocinado

Inicio