¿Por qué Chris Froome necesita la Vuelta?

0
271
vistas
Froome lidera el Team Sky para la Vuelta

A pocos días de la Vuelta, creo que algunos, entre los que me incluyo, toman la medida de qué recorrido está sobre la mesa y las penurias que se prevén. Chris Froome es “docto” en la Vuelta y califica lo que viene de “brutal”, con etapas durísimas y temperaturas que hablan de eso que llaman cambio climático.

Y es que Froome tiene una piedra en el zapato en España, esa piedra es la Vuelta y el inglés quiere quitarse la espina. Si una cosa han demostrado con palabras, y creo que con hechos, en el Team Sky, es conocer la historia del deporte que pisaron por primera vez hace siete años y son conscientes de la importancia de sembrar un palmarés interesante, que incluya el Tour, como joya de la corona, pero también otras piezas de encaje.

En esa teoría, la Vuelta es el eslabón de esa cadena. La española, es como el Giro, la grande que el Sky no ha probado aún. Chris Froome conoce bien la Vuelta, como dijimos. Tres veces segundo, cuarto otra y abandono hace un par de años. Es un balance que en cualquier otro colmaría de orgullo, pero en Froome no, en un cuádruple ganador del Tour, es una astilla.

Si miramos atrás creo que haría bien Froome de coger todo lo acontecido, agitarlo, mezclarlo y sacar conclusiones. La Vuelta, como grande que está en la prórroga de muchos, es proclive a despistes como el de Formigal hace un año, pero también a que te salga un Cobo de turno que te amargue el paso hacia Madrid, cuando no un Contador en estado de gracia.

Otra son las caídas y los nervios. De lo que no cabe duda es que a Froome el techo es la Vuelta, cuando en el Tour se muestra fuerte.

Este año no obstante sí que podríamos anotar que a Froome las cosas en Francia, aunque bien, no le han resultado como antaño. Creo que en Sky han planificado el año en función a dos grandes, así lo dijimos hace unos días. Es eso o que la pólvora del inglés se acaba.

Su participación en el Tour tuvo momentos de crisis, Peyragudes, por ejemplo, pero también otros en los que Froome no se despegó como lo habría hecho hace un año, cuando creo que tocó techo en su dominio de la carrera. Ha pasado el expediente sin triunfos de etapa y ha corrido con el aliento de rivales en el cogote durante tres semanas, algo inédito en él.

Con todo, parece como si la plenitud de Froome o se ha congelado o se ha retrasado para que en la Vuelta todo esté dispuesto para el doblete. De ser así, magro mensaje para los rivales que no pudieron con él en el Tour y de paso, la posibilidad de optar por fin al ansiado doblete, que no será el pretendido por Nairo, Giro-Tour, pero sí un doblete, como el Giro-Vuelta de Contador hace nueve años.

Froome sabe que necesita la Vuelta, necesita esta Vuelta. No sé si durante el Tour, viendo el empuje de otros y su propio cuerpo, se habrá percatado que las cosas no salen como años atrás, no con la misma facilidad, sin embargo, el inglés sabe que su suerte en la Vuelta le marcará como el campeón que quiere ser, aquel que no sólo se ciñe a Francia y al Tour.

A un paso de la santísima trinidad del ciclismo, con cuatro Tours, Froome ve como los que están por delante, diversificaron la cesta de triunfos, repartiendo entre los tres grandes, y otras muchas carreras. Froome es monocultivo y en evitar esa percepción trabaja.

Empieza su reto, tiene un equipazo, como no podría ser de otra manera a su disposición, pero también buenos rivales y un recorrido de avispas que es una pesadilla al control del Sky. ¿Será capaz?

Imagen tomada de FB de Team Sky

INFO

Los participantes de La @CerdanyaCycle Tour tienen disponible con su dorsal una equipación TOP by @InverseTeams

Publicidad

Deja un comentario