Chris Froome no engaña

2
4
vistas

Recuerden aquel tipo, calvo si no me equivoco, que pasaba el algodón por la pared para decir que aquello no estaba limpio. Aseguraba que “el algodón no engaña”. En el Tour el doble menú montañoso de la primera jornada pirenaica pasó el algodón de la competición. Siempre, como en los buenos años del US Postal, y ahora con este clon inglés llamado Team Sky, las cosas se resuelven en la primera etapa en alto, y mucho me temo que esto es sólo el principio por que Froome no va a ir a encajar golpes en lo sucesivo si puede propinarlos.

Froome es un tipo emotivo, su perfil tan poco ortodoxo no se corresponde con la elegancia y finura que Sky le pone a todo lo que hace. Su origen africano, unido al glamour que siempre ha envuelto a Wiggins , le condujo en el papel de secundario hasta hoy, hasta que Richie Porte le puso en bandeja destrozar los rivales. Hoy Froome ha ido a saco. Tenía el plus de golpear primero, algo que creo estaba fuera de toda duda.

Publicidad

No desesperen, el Tour es largo, y la carrera ofrece muchos reveses. Lo que hemos visto hoy no tiene por que se la norma en las dos semanas y pico que quedan de carrera, aunque las sensaciones vayan en otra dirección. La clave del Tour es cuán grande sea la incomodidad que se siembre alrededor del Sky y quizá para ello hagan falta medidas no convencionales, como darle más rienda a Nairo Quintana o virar la apuesta de Saxo Bank hacia Roman Kreiziger, por donde se mire hoy mucho más entero que Alberto Contador.

Y es que todas las lecturas confluyen en el madrileño que sembró expectativas y ahora no parece en condiciones de resolverlas. A Contador le sigue avalando el beneficio de la duda, aunque éste le es cada vez más escaso. Durante al año, cuando no machacaba, decía que lo suyo era el Tour. Ahora que está en el Tour su actuación puede justificarse como un mal día. Veremos, pero de una cosa no nos queda duda, hay dos ciclistas muy diferentes en el madrileño y ambos se separan por el periodo que pasó sancionado.

2 COMENTARIOS

  1. Me quedo con la frase “Veremos, pero de una cosa no nos queda duda, hay dos ciclistas muy diferentes en el madrileño y ambos se separan por el periodo que pasó sancionado.”

    Exactamente lo que llevo pensando todo el año. Su situación en la Vuelta de 2012 se podría justificar porque procedía de un periodo de suspensión (aunque muy corto para poder achacar todo el problema a eso), pero en 2013 su actuación no ha convencido cuando él mismo siempre decía que era un ciclista al que le gustaba luchar por la general en todas las pruebas en las que participaba. El día 21 el Tour acabará por ponerle en su sitio.

  2. Hoy todos esperabamos que Froome atacará y ganase. Esto acaba de empezar y yo espero que haya ciclistas españoles que vayan de menos a más y le planten cara. Si no será, demasiado parecido a lo que vimos el año pasado y a la época del americano.

Deja un comentario