Connect with us

El ciclismo así tiene los días contados

Destacado

El ciclismo así tiene los días contados

Mediolanum – Giro

Hubo un momento en el ciclismo profesional que ciertas sustancias estaban tan instaladas en la rutina del ciclista que se tomaron como normales, como el peaje por defecto a pagar por seguir en el mundillo. Fueron como la grasa de la cadena que propiciaba el movimiento, que todo fluyera y todos dieran por bueno. Nadie decía nada porque se tuvo como norma hasta que hubo un día que todo cambió. Bueno quizá no fue un día, pero sí un proceso que derivó en hechos concretos que rompió aquella jornada que un masajista del equipo Festina fue sorprendido en una frontera cargadísimo de porquería dirección al Tour de Francia.

Es para consumo propio” dijo, como si aquel cargamento se lo fuera a pulir en las dos o tres vidas que pensaba experimentar. Ahí se rompió la baraja y pilló a muchos con el pie cambiado. Profesionales que veían como uno de los eslabones de la cadena saltaba por los aires sin aviso previo. Las tornas cambiaron y parece que el ciclismo actual goza de una salud muy diferente a la de entonces, eso dicen los entendidos y los muchos que están dentro. Yo sinceramente no tengo ni idea.

Ahora bien, hay niveles en los que las cosas no parecen bajar lo claras que se debiera. El otro día hablamos de los herederos de la trampa y se abrió la caja de Pandora, una auténtica ola de indignación, nunca un post despierta tanta unanimidad ¡¡¡a favor!!!. El positivo del campeón de España master dejó un reguero de reacciones que hemos tenido la delicadeza de leer y que demuestran que el ciclismo tal y como está no va por buen camino.

Al margen del linchamiento de Torrella, al cual no quisimos contribuir aunque pareciera lo contrario, la lectura va más allá. Si el ciclismo fuera un país su pirámide demográfica sería preocupante. Siempre se dice que las bases deben ser amplias, las edades más joven, y según se avance el perfil debe ir estrechándose. Eso es claro, pero como ocurre en la vida moderna en general, en ciclismo las cosas están en la misma onda.

Las categorías master gozan de mayor cantidad de participación, de mayores índices de inversión, de mejor material, de mejores carreras, de amplio calendario si lo comparamos con las categorías inferiores. Contradictorio ¿verdad? pues es así, es cierto y una realidad tremenda. Leía en Facebook a Nacho Silver que la gente tiene más por la mano el nombre de un campeón master que uno juvenil. Cierto, completamente cierto.

Y todo esto ¿por qué ocurre? al margen de que nuestros pequeños no estén por la labor de sufrir como perros sobre una bicicleta, se añade la ola de falso deporte que invade nuestra sociedad, una ola que encumbra e idolatra a gente normal que muchas veces hace cosas normales, pero que se ve inflada en su ego y ambición por un mundo que tiene mucho de bueno pero que a veces hace perder la noción de la realidad: las redes sociales.

Sazonad la ambición de ser manteado en Facebook con la proliferación de pseudo competiciones con mil categorías con sus respectivos trofeos que se visten de golosos sloganes, que hablan de límites que no existen y del sufrimiento que nuestra vida diaria no nos proporciona. Todo eso genera un caldo de cultivo proclive a hacer barbaridades e incluso a mostrar compasión por quienes las perpetran. Hay gente que lamenta la mala suerte de Torrella al ser cazado, incluso después de admitir éste su error. Eso está ocurriendo.

Y para cuadrar el círculo las marcas, que ven en edades avanzadas un mercado sencillamente cojonudo. Lo sé de buena tinta, de viva voz: “Vivimos gracias a estos cuatro flipados” me dijeron una vez. No cabe decir nada más. Romper este círculo vicioso no lo veo sencillo, pero no nos engañemos, el ciclismo como tal sólo pervivirá si se cultiva realmente la base, algo que hace unos años se buscaba cuidar. En caso contrario, esto son años contados de gloria y ventas para morir en la orilla. Menos mal que nos quedan nuestros ángeles, esos que velan al margen de ganancias y comodidades, por los chavales.

Foto tomada de Castellón Información

INFO

Sube el nivel de las bicicletas de segunda mano…

Labrava
3 Comentarios

3 Comments

  1. Luis Alberto Garcia Landa

    17 de enero, 2017 at 23:03

    Cierto es que se hace muy poco en categorías de escuelas y de iniciación y/o de élite y sin 23 en general, pero no menos cierto es que organizar una carrera de máster es más barato puesto que con sólo la inscripción se cubren la mayoría de los gastos y por añadidura no hay premios en metálico….. Por otra parte, serán los máster quienes generen afición entre sus hijos y quizá sea la forma de «salvar» el ciclismo… No entiendo esa obsesión de mucha gente con»meterse» contra los máster por el mero hecho de que nos guste el ciclismo en su faceta competitiva.

  2. Pingback: El ciclismo así tiene los días contados - Ciclo21

  3. Juanjo

    20 de enero, 2018 at 18:08

    Este artículo está fenomenal , porque yo también lo veo así , aunque algo incompleto , al final del artículo estaba esperando una solución al problema , yo práctico ciclismo desde los 6 años y corro en máster , mi hijo de 5 años quiere practicar ciclismo si es verdad que ahora mismo es un juego para el pero verdaderamente veo poco futuro para los más pequeños cuando tenemos una sociedad que valora más un campeón de España máster que un elite , vemos a máster que le regalan bicis y se envuelven de publicidad incluso de productos de nutrición con 200 me gusta en Facebook y 500 comentarios de que makina eres y eres un crack y un chaval elite que viene de ganar una gran vuelta y solo 20 me gusta de amigos y familiares , es bastante triste , el futuro del ciclismo como pasaporte al profesionalismo para los más jóvenes como medio para ganarse la vida es bastante oscuro .

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Más en Destacado

Podcast GIRO ITALIA

Facebook

Lo más popular

Categorías

Inicio