El ciclismo narrado como nunca lo habíamos leído

2
5
vistas

Dino Buzzati fue un “cronista de excepción” en la Italia arrasada por la Segunda Guerra Mundial. En 1949 le embarcaron como enviado especial del “Corriere della Sera” al Giro de Italia, un carrera, un microcosmos, una leyenda sobre ruedas. Fue una edición especial, la de la más enconada rivalidad de dos ciclistas que atrapó el corazón de miles de transalpinos: Gino Bartali, en declive, y Fausto Coppi, deslumbrante.

La colección de relatos, tantos como 25, que el libro “El Giro de Italia” recoge, es un requiebro del ingenio de un periodista excepcional que llegado a un punto se definió como un auténtico ignorante en la materia de ciclismo:

Debido al cúmulo de circunstancias probablemente ligadas a los caprichos del destino y que ahora sería inútil lamentar, quien esto escribe, el enviado al Giro de Italia, no ha visto nunca una carrera de ciclismo en ruta.

Son varias las cosas, tampoco muchas, que quien escribe ha visto correr, de un modo u otro, sobre la superficie del mar o de la tierra, pero nunca a grandes ciclistas compitiendo bajo el sol, con el número colgado a la espalda, el tubular sobre los hombros y la cara rebozada de polvo

Quizá el atractivo de los relatos de Bruzzati resida ahí, en su reconocido desconocimiento de la materia. Bruzzati no descuida los trazos importantes de la batalla que agolpa millones de italianos a la puerta de los bares para escuchar la radio, aunque sin consumir, porque sencillamente son pobres de solemnidad. Sin embargo, al tiempo, hace un retrato, pinta un cuadro costumbrista del ambiente, las salidas, los pueblos, los paisajes y las metas tan real que es un testimonio perfecto de esa Italia que acaba de vivir momentos muy tensos y dolorosos como el asesinato de un líder comunista, que no degeneró en más porque ese día Bartali ganaba en el Tour, o el accidente aéreo del equipo de fútbol del Torino estrellado en las laderas de Superga, la montaña que vigila la capital piamontesa.

Las pinceladas de Bruzzati alcanzan al vividor que acusando el ruido de una salida del Giro no puede alargar su sueño más allá de las diez de la mañana. Dibuja la reconstrucción de Cassino, la ciudad arrasada años antes por los combates entre nazis y los aliados desembarcados en Sicilia. El pueblo metido en su renacimiento no puede asistir al paso de la caravana. Toma las ciudades, los campos, las ruinas, la “grande Italia” y lamenta que los corredores, presa de esa indecente velocidad, ni siquiera reparen las bellezas que dejan a su paso.

Al tiempo asimila difíciles tácticas ciclistas. No entiende cómo los favoritos queman y queman etapas sin moverse, sin asomar, mientras los pequeños toman el papel que les correspondería en exclusiva. Sólo cuando llegan a los Dolomitas, esos soldados mudos e impertérritos que te derriban con su grandeza, entiende que Coppi, Bartali y compañía hicieran acopio de fuerzas y ganas.

Un libro muy recomendable, que habla de ese ciclismo que nos susurraron nuestros abuelos, un ciclismo que representaba concepciones de vida, estilo y país. En la Biciteca lo tienen dispuesto, merece la pena ahora que el año ciclista empezará a languidecer.

Imagen tomada de www.succedeoggi.it

INFO

Para poder trasportar correctamente tu bicicleta con el embalaje NACEX BICIBOX, debemos tener en cuenta lo siguiente

1nacex

– Se debe girar y desmontar el manillar

– Se deben desmontar los pedales y ruedas (una o las dos dependiendo del tamaño)

– Se deben proteger los elementos sensibles (cuadro, tijas) y aquellos que queden desmontados con papel burbuja o similar

– Introducir en la caja cuidadosamente evitando golpes y arañazos

– Transportar siempre en posición vertical

2 COMENTARIOS

  1. No tuviera ni idea de que Buzzati, del que tengo un libro en casa y me leí otro de la biblioteca pública, tuviera escritos de ciclismo.
    Que gran descubrimiento y que gran trabajo de la Biciteca.

  2. […] Van a verlo porque en el fondo el Giro es patrimonio de Italia, es patrimonio deportivo como Monza y la F1, los grandes estadios de fútbol o Valentino Rossi, pero también es patrimonio inmaterial, desde tiempos inmemoriales, cuando el país estaba roto por la guerra, los pueblos se ponían guapos para la caravana, “porque venía Coppi, porque venía Gino, porque venía el Giro”. […]

Deja un comentario