Si el ciclismo crece, todos ganamos

0
123
vistas

Hace unas semanas hablamos en este mal anillado cuaderno de un tema que además de entristecernos, nos dio una rabia terrible. Fue sobre un positivo en categoría máster 30 en lo que consideramos el colmo de los despropósitos, “trampear” cuando todo esto no es más que un pasatiempo, que te puede llenar más o menos, pero está lejos de ser trascendente.

La que se lió os la podéis imaginar. Improperios, malas palabras, reproches y un mal rollo generalizado, más una constante, el agravio comparativo que, según muchos, existía entre el ciclismo veterano y el de los más jóvenes. Se acusaba directamente a los entes federativos que priorizaban el calendario de los mayores y que eso les despistaba sobre las necesidades de los niños que quieren ser ciclistas.

Sin embargo, no siempre es así. Desde la Federació Catalana de Ciclisme nos comentaron que no estaban de acuerdo con esas palabras y que teníamos que saber más de lo que allí se hacía por ese ciclismo de escuelas y me explicaron que al menos por estos lares se trabaja en mejorar la cantidad que dé la calidad entre los más chicos.

Y nos contaron que actualmente hay 28 escuelas frente a las 20 de hace cuatro años. Que hay subvenciones para aquellas que tengan un técnico titulado, instalaciones y un mínimo de diez licencias, más la organización de alguna carrera.

Que entre todas las modalidades, de carretera a trial, se cuentan más de 1500 ciclistas. Y que, en lo que hace referencia a la carretera, se cuentan hasta nueve centros, que además se trabaja para que sean rentables. También nos comentaron que de media, las carreras juveniles tienen unos 80 corredores. Este fin de semana de pasión y resurrección se celebró el Trofeu 15 d´ Abril en La Canonja, Tarragona, con más de 110 juveniles en una manga de la Copa de España.

Que para que se tome conciencia de la mejora, se ha pasado de tener 28 ciclistas en una carrera de cadetes en Sabadell en 2013, a los 60 actuales. Que a todo lo anterior, se suman ayudas a equipos de cadetes y juveniles para que vayan saliendo adelante. Y una cosa muy importante, las muchas veces criticadas carreras master o marchas cicloturistas son excusas para cobijar carreras infantiles o cadetes. Pasa con marchas como la Xavi Tondo, la Terra de Remences o la Purito, que tienen sus versiones para los más niños, cerrando el círculo, porque los padres que toman la salida pueden acabar animando a sus críos.

Como veis, son cuatro pinceladas, trazos gruesos de una realidad que se impone, muy poco a poco. Es cierto que estamos lejos de lo que esto fue un día, pero el crecimiento sigue su camino y esperemos no se detenga. Seguro que todos los que ahora están prendados por este deporte no llegarán, pero es importante que crezcan amando el ciclismo, convencidos de que el camino será muy complicado pero alimentados por su cariño por lo que hacen. Mirad los ejemplos que hemos tenido últimamente.

No veáis en este breve resumen más pretensión que la de demostrar que hay gente que conoce el problema e intenta poner solución. No es ni será sencillo, pero en ello están. Y hablo de Catalunya porque es la realidad que conozco de primera mano, pero estad por seguros que me encantará saber de otras zonas. Si el ciclismo crece, todos ganamos.

Imagen tomada de http://www.deportevalencia.com

INFO

El Cruz Race es un nuevo portabicicletas de techo con diseño funcional

Deja un comentario