Ciclismo de cine (III)

0
2
vistas

 

Películas como “Quicksilver” (USA -1986), de Tom Donnelly y protagonizada por Kevin Bacon en el papel de Jack Casey, un joven corredor de bolsa de Wall Street que sufre una crisis financiera y deja en la ruina a su familia, teniendo que encontrar ocupación en un servicio de mensajería en bici, disfrutando de su nuevo trabajo, moviéndose libremente por la ciudad, sin traje ni corbata, pero en los que, también en la calle, encontrará su lado oscuro cuando un peligroso traficante le proponga hacer sus envíos de droga, o “American Flyers” (USA- 1985) dirigida por John Badham, con Kevin Costner, un médico deportivo (Marcus) que convence a su hermano David a participar en una carrera ciclista a través de las montañas rocosas (The hell of the west), pero sin decirle que le ha descubierto un tumor cerebral. Mientras David intenta conseguir la victoria, Marcus se da cuenta que está sobrepasando su límite. La película cuenta con el cameo de Eddy Merckx.

Otra película que disfrutamos, muy destacable, de un director consolidado como Peter Yates fue su “Breaking away” (“El relevo”) (USA- 1979) una de las pelis más premiadas de finales de los 70: Globo de Oro a la mejor película y guión galardonado con el Óscar, protagonizada por Dennis Quaid, que nos explica la historia de cuatro amigos: la estrella del deporte, el payaso de la clase, la mascota vagabunda y el soñador romántico que se unen para participar en una carrera ciclista.

Entre otras curiosidades pudimos ver la destacable “Boy and bicycle” (“El chico y la bicicleta”) película inglesa en blanco y negro del año 1965 dirigida por Ridley Scott, primer cortometraje (27 minutos) del genial director protagonizado por su hermano Tony, un adolescente que pedalea por la ciudad, pasea por la playa mientras se fuma un cigarro, contempla el escaparate de una panadería, dando vueltas por un parque de atracciones abandonado, en un día de novillos de la vida de un joven y sus pensamientos, o uno de los trabajos iniciales de Stephen Frears, escrito por el dramaturgo Alan Bennet y rodado para la BCC en 1972, la también inglesa “A day out”  (“Un día fuera”) otro corto de 50 minutos también en blanco y negro que sitúa la escena en 1911 cuando un grupo de amigos se escapan de la industrial Halifax para pasar un día de verano paseando en bici por los campos de Yorkshire. Cómica y trágica, la peli evoca una forma de vida a punto de desaparecer.

También pudimos disfrutar de cinematografías menos frecuentes en las pantallas como el film canadiense “2 secondes” del año 1998 y del director Manon Briand, otra nueva historia de mensajería en bici en Montreal, a través de Laurie, su protagonista, que después de abandonar una carrera suicida de descenso en bici de montaña, dejándola destrozada, decide visitar a Lorenzo, un viejo italiano que regenta una tienda de recambios. La relación entre ellos comienza a ser difícil hasta que ambos descubren que comparten la misma pasión por el ciclismo.

En el Festival no faltaron las películas españolas, representadas por “El tour de los hombres íntegros” (2002), dirigida por Oriol Gispert y Lluís Jené, y “Aupa, Pafadnam” (2003), centradas en la figura del ciclista de Burkina Faso, Hamado Pafadnam, que nunca conseguía ganar la carrera de su país, porque los equipos europeos, mejor equipados y preparados, siempre se llevaban la victoria, pero un golpe de suerte le lleva de Burkina a Durango, en el País Vasco, invitado por un equipo a entrenarse con ellos durante seis meses. Lo importante de la película no es si Pafadnam ganó o no aquella vuelta, sino como aquella experiencia le cambió a él y a todos lo que le conocían.

Para ver la primera parte de este post

Para ver la segunda parte de este post

… continuará

Por Jordi Escrihuela (Ziklo)

Deja un comentario