Connect with us

La oportunidad que merece el ciclismo femenino

Ciclismo femenino JoanSeguidor

Mundo Bicicleta

La oportunidad que merece el ciclismo femenino

La oportunidad que merece el ciclismo femenino

Cerdanya Cycle

El ciclismo femenino ofrece dosis de emoción, espectáculo e inquietud que el masculino parece haber perdido

El pasado 17 de julio, tras la finalización de La Course by Le Tour de France, se pudieron leer principalmente dos diferentes tipos de mensajes en las redes sociales, en los foros y en las diversas crónicas de la carrera que fueron apareciendo.
Por una parte, la sensación esperanzadora por parte de los más versados en el ciclismo femenino de que tal vez se había asistido a un auténtico punto de inflexión. 
La prueba definitiva para mostrar al mundo que el ciclismo femenino merece mucha más repercusión y promoción que la que hasta el momento se le ha dado.

Por otra, la sorpresa por parte de muchos aficionados hasta ahora básicamente limitados a las carreras masculinas ante el espectáculo deparado por las féminas.
La Course, la carrera femenina organizada por ASO durante el Tour de Francia desde el año 2014, tuvo todo lo que cualquier aficionado al ciclismo, independientemente del género, querría ver cuando se sienta frente a la televisión a disfrutar de nuestro deporte, a saber:
un recorrido atractivo, una fuga de buen nivel, movimientos lejanos de segundas espadas de interesante lectura táctica…
y, para rematar, el increíble desenlace lleno de suspense entre las dos mejores corredoras de la actualidad: Annemiek van Vleuten y Anna van der Breggen.
Dos ciclistas que, si hubiese justicia, el día en que se retiren deberían de hacerlo con la misma impresión de leyenda con la que lo han hecho recientemente nombres como Tom Boonen, Alberto Contador o Fabian Cancellara.

 

Ciclismo femenino: un reconocimiento necesario

Desde los adoquines flamencos hasta las cumbres alpinas, pasando por las cotas valonas y las contrarrelojes, e incluso con incursiones puntuales en la pista, en la bici de montaña y en el ciclocross, haciendo gala de una versatilidad sin igual, llevan tiempo escribiendo páginas memorables de una historia que, paradójicamente, está pasando desapercibida a la gran mayoría de la afición ciclista.
El seguidor iniciado en el mundillo del ciclismo femenino defendía, no sin razón, lo siguiente tras La Course: lo de esta carrera no ha sido algo excepcional desde el punto de vista puramente deportivo; lo excepcional ha sido que, en esta ocasión sí, una cantidad importante de gente lo ha podido ver.
Pero esto es lo habitual en sus carreras, y lo que todos podríamos disfrutar si verdaderamente se viese este potencial oculto y se diese a conocer.
La impresión general del aficionado al ciclismo que descubre el pelotón femenino y comienza a ser cautivado por él es que es un ciclismo que recuerda al masculino de hace muchos años.
Un ciclismo sin tanta igualdad, sin tanta especialización, más imprevisible, donde las batallas de tú a tú entre las líderes dependen menos del trabajo de equipo.
Con estrellas más sencillas y cercanas, quizá rodeadas del aura de autenticidad que da el competir evidentemente por pasión por su deporte y no por dinero, pues son bastante escasas las cifras que se manejan en este pequeño universo.
Aquí radica buena parte del potencial de esta categoría.
Sería sencillo vender este deporte al aficionado con estos argumentos, ¿no?
Eso por no hablar del fantástico nivel atlético de las mejores corredoras.
Dejamos en manos del lector curioso el indagar sobre el tema para obtener unos números y datos que sorprenderán a más de uno y echarán por tierra unos cuantos prejuicios arraigados.

 

Cruz – LEadboard2 Post

La realidad rema a favor

Hay que reconocer que, aunque no con la rapidez deseable, muchas cosas están cambiando a mejor en los últimos años.
Se han creado carreras nuevas de notable interés, como demuestra el hecho de que, por fin, el calendario femenino disfruta de la semana completa de las clásicas de las Ardenas por primera vez desde 2017.
Hace apenas media docena de años era misión prácticamente imposible el ver ciclismo femenino en televisión más allá de los Mundiales o los Juegos Olímpicos.
En 2018 se superarán ampliamente los 40 días de competición televisados, si bien buena parte de ellos aún no llegan a los ojos y oídos del aficionado medio por culpa principalmente de una promoción deficiente.
Es paradójico que, en muchas ocasiones, es el boca a boca entre fans lo que termina por hacer llegar el mensaje a más gente, lo cual demuestra una evidente carencia de profesionalidad en las labores promocionales.
En este sentido, las redes sociales han sido y están siendo un vehículo de promoción muy efectivo.
Otro hecho positivo es la entrada reciente de patrocinadores potentes.
En España tenemos el ejemplo perfecto con Movistar, que desde esta temporada cuenta también con plantilla femenina.
Movistar no está solo dando mucha visibilidad a las féminas dentro (y fuera) de nuestras fronteras, sino que, profesionalizando y permitiendo centrarse al 100 % a sus protagonistas en su deporte, está demostrando que el nivel de las ciclistas españolas es muy superior al que parecía hasta ahora.
A lo mejor no éramos tan malas, sino que simplemente necesitábamos poder medirnos con el resto en igualdad de condiciones” era una broma-verdad muy acertada que se escuchó allá por el mes de marzo de este año.
Pero nunca hay que olvidar que el núcleo de la plantilla de Movistar procede de corredoras que comenzaron su andadura en los equipos Bizkaia-Durango (ahora Bizkaia Durango-Euskadi Murias) y Lointek, reconvertido en Sopela. Sin raíces, el árbol no se mantiene.
Fuera de nuestras fronteras, el reciente anuncio de la creación del Trek Factory Racing para 2019, con la excampeona mundial Lizzie Deignan como líder, es otra excelente noticia que demuestra un interés creciente de las marcas por el ciclismo femenino.
Trek no solo ha percibido el potencial latente del ciclismo femenino profesional, sino también  el aumento de la práctica de la bicicleta como actividad de ocio por parte de cada vez más mujeres.
Con esto, se suma a Movistar, Mitchelton-Scott, Sunweb, FDJ, Lotto Soudal y Astana como formaciones masculinas World Tour que también cuentan con plantilla femenina. Igualmente importantes son, por supuesto, patrocinadores exclusivos del pelotón femenino como Boels-Dolmans, Wiggle-High5 o Canyon//SRAM.
Cuando el aficionado, con amargura, se queja con frecuencia de la falta de espectáculo en muchas carreras -masculinas- utilizando de forma claramente peyorativa el término ciclismo moderno y propone sin cesar, con mayor o menos acierto, ideas y soluciones para volver a los tiempos en que este deporte era por lo general más atractivo, al seguidor más entusiasta del ciclismo femenino le cuesta horrores reprimir las ganas de decir: no sabéis lo que os estáis perdiendo.

Quizá, parte de la solución sea darle a las corredoras la visibilidad que su forma de competir merece, y dejarse intoxicar por su actitud.
Tal vez en un futuro el ciclismo femenino se convierta también en ciclismo moderno, pero, mientras no lo haga, seguimos a tiempo de darle la oportunidad que reclama.
Imagen tomada de @LaCoursebyTDF 
INFO

Castelli_AGO-2-TOT
Castelli_AGO-2-TOT
Castelli_AGO-1-TOT
1 Comment

1 Comment

  1. Antonio García Vázquez

    29 de julio, 2018 at 21:41

    Yo creo que la evolución pasa por nuevos formatos con equipos mixtos, dejando un poco de lado las individualidades y premiando básicamente el resultado global del equipo.
    En el caso de las pruebas por etapas, se ha de mantener el status de la victoria parcial, pero la general final ha de ser únicamente la de los equipos.
    Así puede haber un amplio abanico de opciones, tanto si se centran en las victorias parciales masculina/femenina como si priorizan la general por equipos, en la que por supuesto deben sumar tod@s y los abandonos han de ser penalizados para evitar estrategias antideportivas.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Más en Mundo Bicicleta

Inicio