Ciclismo femenino: ha llegado la hora de la verdad

0
490
vistas

Admito que en este mundillo de ciclismo femenino, en el que se mueve cada vez más gente, me han sorprendido algunas manifestaciones realizadas por personas que consideramos cualificadas.

Se estaba pidiendo a gritos que los equipos del World Tour masculino tuvieran su equivalente femenino. Quizás no era de esperar que sucediera “tan pronto” de Pirineos hacia abajo, pero, mira, ha sucedido. La epidemia se ha ido expandiendo, para bien, y tras la FDJ en Francia, los síntomas indicaban que algo estaba al caer.

Sobre los modos y las maneras en que se hayan hecho las cosas para el nacimiento del Movistar femenino se podría hablar largo y tendido. Quien esto escribe tiene equipos ciclistas de base que han experimentado también situaciones discutibles.

Sin el concurso de Sheyla Gutiérrez, la pieza más codiciada del nuevo conjunto UCI para 2018, la plantilla puede, no obstante, dar mucho juego durante la próxima temporada, la de su debut. Me atrevería incluso a situarlo por encima del equipo galo anteriormente mencionado en cuanto a resultados. Así, a priori.

La dedicación plena con empleo, sueldo y seguridad social de las ciclistas deben suponer un acicate para dejar de hacer las cosas a medias y centrarse en la profesión, prestándole el tiempo necesario a la gestión, competencia y preparación que cada ciclista necesita. Se supondría que no hacerlo es engañarse y engañar, pero ya no sirven las medias tintas.

Corredoras completas como Alicia González, Alba Teruel y Mavi García, escaladoras, como Eider Merino y Lorena Llamas, con la compañía de rodadoras fuertes, el caso de Gloria Rodríguez, y la especialista en la lucha contra el reloj, Lourdes Oyarbide, amén de los fichajes extranjeros, dispondrán de oportunidades.

Unas para progresar dentro ya de un pelotón selecto y las otras para confirmar su status con un calendario de pruebas razonable e interesante.

No nos engañemos. Hasta ahora teníamos unas ciclistas profesionales de medio pelo, alternando de mala manera trabajo, estudios y entrenamientos.

Ha llegado la hora de la verdad y esperemos que dure. Se han generado expectativas en las jóvenes promesas de un ciclismo femenino que crece en la base. La oferta es variada y gradual. Cada una se merecerá estar en el lugar que le corresponda. Sin prisa, sin pausa, sin aspavientos.

Por aquí abajo hace menos frío y los ilusos creemos que el objetivo merece este camino. Ellas, que están en el ajo, las protagonistas, también. Mucha suerte en esta aventura.

Por Agustín Ruiz

Imágenes tomadas del FB de Movistar Team

INFO

¿Sabías la historia del ciclista total?

Publicidad

Deja un comentario