El ciclismo inglés explicado en Ed Clancy

0
99
vistas

Es una manga de la copa del Mundo, pero es en la catedral, no en un sitio cualquiera, velódromo de Manchester, los HQ del Team GB. Pasan los nombres, siguen los éxitos, se acumulan los nervios, pero sigue el de siempre, Ed Clancy, el tipo que diez años después sigue en la pomada.

El ciclismo en pista británico no sabe ni de complacencia ni de casualidades. No es baladí. Culminan un programa de casi veinte años desde aquella vez que tomaron la opción de apostar al ciclismo en la quiniela olímpica para rellenar su medallero y estar entre las grandes naciones y de paso dar vida al Team Sky y todo lo que le sigue.

La final de persecución por equipos se corrió entre GB y Dinamarca. Una final de tronío. En el conjunto británico el conformismo no es ocurrencia, directamente no se permte. Medalla de oro con 3´55´´. Si en unos juegos no quieren el dorado sin récord del mundo, en una manga de casa no se quedan con tiempos de medio pelo.

El espectáculo es inenarrable. Son cuatro rodando y parecen uno, un ente, una cosa. Recuerdo cuando contamos la persecución perfecta, la que narra Brad Wiggins sobre Pequín 2008, nueve años desde entonces y un nombre que sigue en la terna: Ed Clancy.

Clancy, con background de velocista, tenía el mandato de arrancar. El hoy ya veterano pistard se puso al frente e incrementó hacia la velocidad de crucero tras unos 25 segundos al frente. Le tomó el relevo Manning y el ritmo ya rozó los 66 kilómetros por hora. Entró Wiggo con la consigna de que nada se fuera de las manos: tranquilidad y buenos alimentos. El mejor persecucionista individual del cuarteto fija la cadencia ante la entrada de Geraint, el cuarto y más joven.

Así rotaban entonces y así se metió Ed Clancy en la rueda de Manchester, lleno al rebose, con gente pagando entrada, asómbrense, junto a Burke, Emadi y Wood. Tuvierom algún problemilla durante el primer kilómetro y medio, pero cuando los daneses se quedaron en tres, los anfitriones marcaron la diferencia. Les fue de poco para no superarles.

Ed Clancy es uno de los ciclistas que desde la segunda línea explican el fondo de armario del éxito británico. Es tres veces campeón olímpico, uno de los fijos entrando y saliendo de las cuartetas titulares, e incluso fue la primera baza inglesa en el ómnium, en Londres 2012, cuando esta carrera se calzó a contrapelo en el programa olímpico. Se colgó un bronce.

Ed Clancy sigue ahí, en una cuarteta que está al corriente de liderar el ciclismo mundial, una cuarteta por la que han pasado Geraint, Wiggo, Kennaugh, Doull, Tennat, Manning… un lujo de ciclismo que se escribe desde la meticulosidad y de no dejar cabo suelto. Si una modalidad marca el trabajo de equipo, la calidad del mismo y el esfuerzo es ésta. En UK lo tienen claro, los resultados son los que son.

Imágenes tomadas de @Ed_Clancy

INFO

Conoce los servicios especiales de Nacex, y entre ellos, el envío de bicicletas

Publicidad

Deja un comentario