Connect with us

Cicloturismo, mentiras y e-bikes

Marchas cicloturistas e-bikes JoanSeguidor

Opinión ciclista

Cicloturismo, mentiras y e-bikes

Cicloturismo, mentiras y e-bikes

Berria 2020 -gif

Mov_Gore

E-bikes en el cicloturismo, la última vuelta de tuerca

El otro día publicamos, en este mal anillado Cuaderno, una reflexión sobre el mal que está haciendo el espíritu competitivo entre amigos y colegas de una misma grupeta a la hora de salir ahí afuera a demostrar, sábado sí y domingo también, “lo fuertes que están” delante de sus compañeros de fatigas de fin de semana, a los que a muchos pueden considerar “rivales” por un día.

El texto, defendido por muchos y criticado por no tantos -los menos-, que no por ser minoritarios dejaron de ser, en su mayoría, bastante ácidos, habiendo tenido que leer lindezas del estilo: “eso es mentira”, “pura paja” e incluso que era “basura”.

Si es que no hay más ciego que el que no quiere ver.

Eso está claro.

MOV – Ciclobrava – Sea Otter 2020

En nuestra defensa, replicar que todo lo que escribimos, en este caso el que esto suscribe, está basado en hechos reales y para nada inventados, y que en ese pequeño artículo sólo intentamos mostrar algunos pocos ejemplos de algo que “está pasando” y no de ahora, sino de hace ya bastante tiempo.

Como os decimos, fueron mayoría los que nos dieron la razón, con cierto aire de amargura, de resignación e incluso de conformismo: “es lo que hay”, y muchos nos dejaron constancia por escrito de vivencias que sólo hacían que cargarnos de razón en los argumentos expuestos.

DT-Swiss 2019

Comentarios como “es una pena que grupos numerosos de compañeros se hayan disuelto sólo por la pedantería de querer demostrar no sé qué a alguien”.

No se dan cuenta que todo esto tiene fecha de caducidad conforme vaya aumentando la edad y se vaya dejando de lado lo bonito que es formar parte de un grupo compartiendo momentos y experiencias, aunque esto implique sacrificar demostraciones de potencia… o exhibiciones de fuegos de artificio.

No sin razón, nos comentaban que salir todos juntos esperando a los colegas que se retrasan, almorzar unidos y volver de la misma manera, todos agrupados, es uno de los méritos más apreciados a la hora de formar parte de una colla.

Estamos todos de acuerdo ¿no?

Aunque haya habido gente que con sus despectivos comentarios haya echado por tierra cualquier posible argumento en defensa de este tipo de cicloturismo.

Porque… ¿somos cicloturistas, no?

Casualmente, un buen amigo, que me apoyó en esta crítica constructiva sobre el destructivo comportamiento de algunos que cuando salen con su club y se ponen el culote “no conocen ni a su padre”, hoy me envió un privado que os trasncribo literalmente porque verdaderamente es para reflexionar.

Y mucho.

Sólo os diré que Daniel, como así se llama, es un feliz joven jubilado de 70 años que disfruta de sus salidas en bici con sus amigos más próximos y que no es cojo a la hora de pedalear, pues efectúa sus tres o cuatro salidas a la semana (¡bendita jubilación!) junto a su inseparable grupeta.

Es un gran veterano que igual a más de uno podría hacerle sonrojar dándole un magistral ejemplo de lo que es andar en bici y comportarse como un caballero tanto encima como desmontado de ella.

Sobre la marcha que nos describe, explicando su frustrante experiencia, lógicamente obviaremos su nombre.

Sólo diremos que se trata de una “cicloturista” de apenas 90 kilómetros de recorrido y con unos 1200 metros de desnivel, una prueba asequible para mi estimado protagonista que se vio con ganas y fuerzas para presentarse en la línea de salida, junto a su otro inseparable joven amigo jubilado, con la única ilusión de disfrutar de una agradable jornada dominical sobre ruedas en buena compañía, practicando cicloturismo y contemplando los hermosos paisajes.

Porque de eso se trata ¿no? Vamos, el llamado (o mal llamado, según que casos) cicloturismo de  toda la vida.

¿Seguimos estando todos de acuerdo?

En definitiva, os dejo con él, con lo que me ha explicado y lo que me ha transmitido con sus amargas palabras:

Hola, Jordi. Este domingo asistí junto a un buen amigo a participar en la marcha cicloturista de los “Desahogados”, una prueba que me parecía asumible, pero he observado que de un tiempo a esta parte, la gente que ya tenemos una edad, nos es privativo de participar, pues los más jóvenes imprimen un ritmo demasiado fuerte y nos es imposible, claro está, el poder seguirles.

Esto a los organizadores parece importarles muy poco y no les preocupa demasiado.

En el caso que te explico, tanto mi compañero como yo nos quedamos solos a las primeras de cambios y sin ningún tipo de apoyo.

Ascendiendo el primer alto de la jornada ya teníamos al camión escoba detrás, preguntándonos si nos queríamos subir ya o bien nos dejaban ir haciendo bajo nuestra responsabilidad.

Sólo llevábamos 15 kilómetros de recorrido y nuestra media era de unos 18 km/h.

No quería alargar mucho más el tema, sólo quería que lo supieras y preguntarte si alguna vez os habéis replanteado hacer un estudio sobre el desarrollo de las cicloturistas que en los encabezados de los reglamentos la organización habla de ellas mismas como “salida NO competitiva” y después luego son nada más lejos de la realidad.

Para finalizar, otro tema: la gente que participa con bicis eléctricas. ¿Qué me dices? ¿Es justo o no?”.

Pues sí amigo Daniel, no es justo ni lo que os ha pasado ni que vaya gente a “disputar” estas marchas con bicis eléctricas dejando tirada a los que participan con bicicletas convencionales en la primera cuesta.

Tú me pides que haga de notario de esta realidad y yo con mucho gusto la transmito dándote toda la razón.

De las marchas “no competitivas”, que finalmente se convierten en “carreras encubiertas”, se han escrito -criticándolas- ríos de tinta.

No sé cómo va a acabar esto pero tiene mala solución y el debate sigue abierto, con sus defensores y detractores a partes iguales.

Soy globero, ¿y qué? Pequeñas historias que Jordi ha vivido en primera persona, antecedentes biográficos narrados con un estilo muy próximo y entrañable que hoy quiere compartir.

El tema de la e-bike ya es otra historia

Yo ya llevaba un buen tiempo barruntando en la posibilidad de qué puede pasar si te presentas en una de las grandes marchas internacionales, que ya todos conocemos, con una eléctrica, y ya no digo para ganar, pero sí para lucir oro todo el año y presumir con los amigos. Seguramente esto ya está pasando y a mí no me parece ético.

De hecho yo, por sistema y convicciones, soy purista de pro y no veo con buenos ojos la introducción de bicis eléctricas en las marchas.

Algunos pueden que digan, no sin razón, que es la única manera de que muchos puedan disfrutar de las cicloturistas que de otra manera no podrían.

Estaríamos hablando de gente con problemas físicos o de otro tipo. Vale.

Estamos de acuerdo, pero quizás sería bueno darles de comer a parte ¿no?

Siempre he pensado que este hecho, el de participar con motorcillos en las grandes pruebas, va a crear grandes conflictos en el futuro.

Al tiempo.

Por Jordi Escrihuela

Imagen tomada de Biboobikes

Endura LDB Summer 2019
2 Comentarios

2 Comments

  1. Javier Machin Palacios

    14 de octubre, 2018 at 15:14

    Suscribo todo lo escrito en cuanto a las grupetas y a las marchas. Cuando corría en aficionados y salía con mis amigos, q no entrenaban igual q yo, siempre intentaba ir a su paso y disfrutar con ellos. Ahora parece q lo que se lleva es ir a tope hasta q te quedes solo. En fin. De las marchas, gracias a la nueva normativa, las organizaciones se van a tener que preocuparse todos.
    Y de las ebikes, está muy sencillo. Solo hay q registrase como ebikes y punto. La pregunta, seremos tan honestos como para hacerlo?

  2. Miguel Angel Corbella Carmona

    16 de octubre, 2018 at 1:30

    Suscribo todo lo dicho, es mas yo me declaro cicloturista en el primigenio sentido de esa palabra compuesta que mezcla dos conceptos, turismo y bicicleta, yo hago turismo a pedales, no me he apuntado a ninguna de estas marchas cicloturistas mi lo hare jamas porque no hacen justicia a este concepto, porque para nada me interesa la competicion, a mis 42 años, ya he ganado todos los premios que tenia que tenia que ganar, que son ninguno, no me interesan, me interesa el compañerismo y compadreo con mi grupo me interesa salir en bici y parar a hacer fotos, me interesa hacer kilometros sin echar el corazon por la boca y
    omo me dijo una vez un cicloalforjero entrañable me gusta y me fascina el cicloturismo pausado, ese cicloturismo en el que se pedalea a la velocidad de laz mariposas, lo suficientemente rapido como para mantener el equilibrio en lo alto de la bici, y lo suficientemente lento para disfrutar de todo lo que me ofre el entorno, olores, sensaciones, por supuesto que subo puertos, difrutando de ellos y los bajo incluso frenando y disfrutando de a brisa que reconforta y recupera del esfuerzo de la subida anterior,y en este cicloturismo, tiene cabida todos las bicicletas ebikes, montaña,gravel y/o carretera, porque realmente digo y repito, realmente no se compite, no hay inscripciones ni categorias ni tiempos ni clasificaciones, y no tengo que medirme con nadie, solo me interesa mantenerme en forma para disfrutar del turismo a pedales

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Facebook

Lo más popular

Categorías

Más en Opinión ciclista

Inicio