Connect with us

Cinco fotos del Giro de Italia

Giro Italia Nibali JoanSeguidor

Ciclismo antiguo

Cinco fotos del Giro de Italia

Cinco fotos del Giro de Italia

Berria 2020 -gif

Cinco momentos superlativos que dibujan la pasión del Giro de Italia

Historias del Giro escritas por Pantani, Contador, Nibali, Olano y otros muchos

Permitidnos ponernos nostálgicos en el momento que el Giro entra en la montaña importante, la decisiva

Y echar la vista a atrás para recordar cinco jornadas que pudimos ver el directo y son esencia pura de lo que es esta carrera y lo que significa para el deporte más bonito del mundo.

Endura Tour 2019

 

Aprica, 1994

Aquel día es el icono del Giro, el icono de la generación.

Confluyeron muchas cosas, todos los elementos alineados: ciclistas top, legendarios hoy en día, el Mortirolo y una carrera que caminó por el alambre cada momento.

La historia es bien sabida cuando Marco Pantani desató la tormenta en el Mortirolo.

En ese preciso momento hubo un antes y un después para aquel corredor que guardaba algo de pelo en su alopecia imparable, que un día antes ya había ganado y que presumía de buenas maneras.

SQR – Cerdanya Cycle

 

Marco Pantani abrió la caja de las esencias y por detrás todos pusieron pies en polvorosa, desde Miguel Indurain y su magistral quehacer de no salir nunca a los ataques violentos, la mala cabeza de Eugeny Berzin de querer trepar como Marco.

El sumum, el mejor día de ciclismo en mucho tiempo, y una emoción que, veinticinco años después sigue intacta.

La mejor etapa de nuestras vidas

DT-Swiss 2019

 

Rissoul hace tres años 

Ese Giro, lo hemos dicho muchas veces, nos recuerda en cierta manera al actual.

Un líder sólido, sin fisuras, fiable, que parece asomado al balcón de su pueblo para celebrar el título hasta que, todo se desmorona.

En 2016, el Giro fue excepcional, cada día una historia que contar y un desenlace increíble.

A jornada de Rissoul se insertaba en los Alpes franceses vía Agnello, uno de esos colosos que guarda nieve a estas alturas de mayo.

Suunto 5 –  Summer img1

 

Desde la mitad de la subida, Esteban Chaves empezó a trabajar en el desgaste de Steven Kruijswijk.

No contendo con verlo Vincenzo Nibali contribuyó decisivamente.

El líder, tan fuerte, tan alto, tan todo, empezó a flaquear en el descenso, ese en el que acabó estampado contra una pared de nieve.

Nibali nunca bajó los brazos y consiguió ganar el Giro.

Una de esas historias que quedan para los nietos porque nadie pudo prever un final así.

Cruz SQR

 

Val Gardena en el 98.

El Giro es la carrera de las grandes caídas, de nombres importantes que se quedan ahí, detrás, porque sencillamente la carrera no espera.

En el 98, Alex Zulle es una roca, un capo intratable que intimida y comanda la general.

Pero el inquieto Marco Pantani no estaba por la labor de achantar.

Cuando el Gavia le quitó un Giro a Olano

Minó y minó al jefe del Festina, hasta que en Val Gardena armó una escapada legendaria con Guisseppe Guerini.

Ambos reventaron la carrera, literalmente, y dejaron fuera a Zulle y a Tonkov en el límite.

A los pocos días Marco Pantani acabaría con el ruso en Montecampione, aquel día perdimos la cuenta de las veces que Pantani atacó a Tonkov.

SQR – GORE
SQR-Gore2

 

En el Pordoi, año 1996.

Abraham Olano perdió el Giro entre el Gavia y el muro del Mortirolo.

Así nos lo contó nuestro compañero Jordi Escrihuela.

Pero un día antes la carrera fue un pañuelo, una suerte de montaña rusa de emociones que culminó en el Pordoi pero que alcanzó la perfección en la Marmolada.

En ese puerto el vigente campeón del mundo, fraguó el día que correría en rosa con una remontada entonces muy típica en él, porque Olano otra cosa, no, pero en montaña se dejaba la vida como gato panza arriba.

Al punto que a veces hasta le salían las cosas.

En la Marmolada vio partir a Tonkov, le tuvo ahí, en esa recta fatal, y le remontó en el tramo final.

El ruso que vinculó sus grandes días al Giro, puso al límite a Olano, pero éste resistió y se vistió el rosa.

Un rosa efímero, sí, pero que cubrió su arcoíris al menos por una jornada.

Cambrils Square Agosto

 

Por el Monte Pora, año 2008.

¿Cuántas veces dijo Alberto Contador que fue obligado a su primer Giro?

Aquella carrera fue una prueba más de que el madrileño, a pesar de todo lo que aquí hemos escrito, fue un ciclista de un talento infinito.

Cuenta atrás para la Ciclobrava

Sus rivales, menudos rivales, encarnados en Riccardo Riccó y Danilo Di Luca convirtieron la carrera en una trampa continua que puso a Contador cerca del KO en más de una ocasión.

El peor momento fue aquella jornada gélida y mojada del Monte Pora, aquella etapa que ganara el entonces pistard de éxito Vasil Kyrienka, enrolado en el primer equipo de Oleg Tinkov.

Por detrás, con el auxilio crucial de Andreas Kloden, Alberto Contador encajó todos y cada uno de los golpes de Ricco y Di Luca, en una jornada que quedó en la memoria por transmitir una épica que sólo el Giro, con ese país, esas montañas, esa apabullante primavera que se hace tímido verano, puede ofrecer.

Endura LDB Summer 2019
Clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Facebook

Lo más popular

Categorías

Más en Ciclismo antiguo

Inicio