Cinco nombres para Lieja

0
277
vistas

Dos sentimientos opuestos invaden cuando el pelotón va de Lieja a Bastogne y vuelve. Por un lado llega la decana, la más longeva entre los monumentos, aunque superada en vejez por la Milán-Turín, y eso es motivo de celebración, aunque miremos con nostalgia los años de Bartoli, Jalabert y VDB. Por el otro, acaba la primavera, el ciclo más intenso, verde y bello del año. Lieja, como buena carrera para vueltómanos, marca el cambio de paso.

Sobre el papel traemos cinco nombres, intentando prolongar la racha de quinielas ganadoras que nos ha conducido por esta primavera. La Lieja es como la Amstel, lo tiene todo para darnos un gran espectáculo, pero ya sabéis del control y esas moderneces que matan el espectáculo viendo quemar y quemar cotas como quien consume un cigarrillo, impasible. Echaremos de menos a Gilbert, un de los que no esperaba, y que iba tan a full que esta carrera podría cambiar radicalmente con su presencia, pero es lo que hay en este ciclismo minado por tanta lesión.

Alejandro Valverde, el favorito top, a un paso de situarse al nivel de Moreno Argentin y sin duda la rueda marcada. Siempre que gana aquí es jugándoselo todo al final, sabedor de su sprint, pero la ciencia de la velocidad tras 260 kilómetros no es la que se marca a lo largo de la temporada. Es clave, muy importante, su equipo y lo entero que esté para controlar lo que hay entre La Redoute y meta, donde el descontrol puede llevar el triunfo a quien menos se pronostique.

Michal Kwiatkowski, el tío que no sabe estarse quieto. Lo dicho de las kilometradas de estas carreras, puede ganar a Sagan en San Remo y perder con Gilbert en la Amstel, sin ciencia cierta, aunque si es la que maneja el polaco, dudo mucho que espere. Ataca bien para arriba y rueda como los ángeles, una baza cinco estrellas, quizá la única que se equipare a Valverde.

Simon Yates, y como él su hermanito. Es pura sapiencia al mando de la bicicleta, aunque en su equipo figuren Gerrans y Albasini, uno ganador y el otro podio, me parece una rueda a vigilar en cualquier momento a partir de Roche aux Faucons, porque cada vez que ataca no es para figurar, busca la victoria y acostumbra a conseguirla. El desconcierto de los tramos finales hacia Ans puede ser su gran aliado y encima su equipo guardaría dos balas para el final.

Daniel Martin, el verdugo de Purito hace cuatro años cuando aquel panda les siguió en al final de Ans. Tiene fino olfato y en sus mejores triunfos siempre ha estado rodeado de buenos equipos. Igual que Yates si se mueve convendrá no dejarle, sobretodo en el muro final. Ojo porque en su equipo hay otra baza que está fuerte, Bob Jungels e incluso David de la Cruz. Los azules andan inspirados este año.

Tom Dumolin, uno del que nadie habla y que me parece el ciclista perfecto para estas carreras por su carácter diésel en una prueba de gran fondo, salpicada de pequeñas cotas que no te sacan de punto como grandes puertos. Tiene una buena oportunidad de pescar en río revuelto y no me extrañaría fuera uno de los que al final saque punta a uno de los “rodares” más elegantes del pelotón.

Imágenes tomadas del FB de la Liege-Bastogne-Liege

INFO

Conoce en bici la comarca de Gandía y duerme como un rey

Deja un comentario