Circuitos de ciclismo, el dulce aterrizaje de quien se quiere iniciar sobre una bicicleta

0
5
vistas
Desde hace unos en Catalunya ha cundido la idea de que una de las mejores formas de iniciar a  nuestros hijos en la bicicleta viene dada por la dotación de una red de circuitos repartidos por el territorio donde los chavales se ejerciten sobre sus máquinas en una instalación cerrada, ajena al tráfico, iluminada en invierno, con zona de vestuarios y con todas las peculiaridades de la carretera (curva, contracurva, pequeños repechos,…)
La instalación pionera fue la de Terrassa en marcha ya hace unos cuantos años. Desde la anterior presidencia de la Federació Catalana de Ciclisme se estimó que ésta era una forma ideal de convencer a los padres más reticentes para que los niños se iniciaran sobre ruedas. Salvado el primer tramo de aprendizaje e inoculado el gusanillo el niño podría elegir en desarrollar su carrera en el mundo de la bicicleta.
Poco a poco crecen este tipo de instalaciones, fruto sobretodo de la labor de los clubes locales, como por ejemplo el limítrofe entre Sant Joan Despí, Cornellà y Esplugues. En Vinallop, cerca de Tortosa, también se abrió otro no hace mucho. Ahora Sant Boi de Llobregat se incorpora a este mapa de equipamiento ciclista. Hete aquí una breve historia de cómo se gestó este circuito a la entrada de Barcelona, de cómo se empezó a mover, tomar forma y concretar en lo que desde el pasado sábado todos los aficionados del Baix Llobregat pueden disfrutar en total libertad y ajenos a los peligros de ese exagerado tráfico rodado que sufrimos.
Desde el blog de Joan Seguidor muchas felicidades a los incondicionales del Club Ciclista Sant Boi por culminar un sueño que iba camino de los 30 años.
Historia de la creación del circuito ciclista de Sant Boi
En 1983 se creó la escuela de ciclismo del Club Ciclista Sant Boi, de la mano de Jose Miguel Carrero y Adolfo Moreno.Paralelamente se comenzó a gestar la idea de disponer de una instalación donde enseñar a los más pequeños los fundamentos del ciclismo, alejados de los peligros del tráfico, y se barajó la posibilidad de que la instalación fuese un velódromo. Se trasladó esta idea al ayuntamiento de entonces y tuvo tan buena acogida que se incorporó al listado de proyectos deportivos municipales para 1985; el lugar que contaba con más posibilidades de convertirse en el emplazamiento del velódromo era en lo que hoy es el lago del Parc de la Muntanyeta, junto al estadio de fútbol Joan Baptista Milà.
Con el paso de los años la idea de la construcción de un circuito continuó estando ahí, pero se enfrió un poco, hasta que a mediados de 2001, de la mano del entonces presidente de la entidad Pedro López y del director de la escuela de ciclismo, Jesús Ruiz, se volvió a retomar con fuerza. Este proyecto preliminar ya no hablaba de la creación de un velódromo, sino de un circuito permanente ubicado igualmente en el parque de la Muntanyeta, con una longitud aproximada de 900 metros, una anchura que variaría entre los 6 y los 10 metros, un local que haría las veces de oficinas y local social, y una serie de pasos elevados de peatones para que pudiesen atravesar el circuito sin peligro, todo ello manteniendo criterios de sostenibilidad y de respeto hacia el entorno; la finalización de las obras se fijaba en torno a la primavera de 2003. Pero el inicio de las obras se retrasaba y unos meses después, en el verano de 2002, se pospusieron oficialmente por 1 año.
En 2004 se vuelve a dar un nuevo empujón al proyecto del circuito. Desechada la idea anterior de construirlo en el parque de la Muntanyeta (porque podía interferir con los intereses de los ciudadanos que iban a disfrutar del parque), se decide intentar la construcción en los terrenos aledaños al estadio de atletismo Constantí Miranda y que su construcción estuviese finalizada en 2006, coincidiendo con la 25a edición de la Cursa Ciclista del Llobregat. Se llegó a colocar una primera piedra simbólica del inicio de las obras justamente en 2006, el mismo día que se disputaba la carrera, pero más tarde, debido al esfuerzo de ingeniería y económico que suponía el proyecto, pues se debía remover mucho terreno para evitar los grandes desniveles de la zona, hizo que el proyecto se paralizase.
Al año siguiente se comenzaron a buscar alternativas a la construcción del circuito y en 2008 se decidió que fuese en los terrenos de la antigua fábrica téxtil Can Dubler, junto a la zona industrial ProLogis, donde se ubicase definitivamente. Después de varias propuestas de trazado, y gracias a la perseverancia del actual presidente del club, Jesús Ruiz, a finales de 2009 se fijó el que sería el definitivo y en noviembre de 2010 las obras comenzaron definitivamente. La construcción se finalizó a inicios de junio de 2011 y el 24 de septiembre de este mismo año, por fin, el alcalde de Sant Boi de Llobregat, Jaume Bosch, lo inauguró oficialmente con el nombre de “Parc Ciclista de Sant Boi”.
Muchas gracias a Ernesto Mañanes por este escrito y a www.ciclismociclistas.com por el vídeo -uno de ellos- 

Publicidad

Deja un comentario