Cobo & Froome, cuando las comparaciones son odiosas

1
5
vistas

Gran pieza de Santi Durán en El Mundo Deportivo. Rara vez satisfacen los artículos de opinión en los medios convencionales, por no llegar o quedarse a medias, pero en esta ocasión el periodista catalán lo clava. En su discurso retrata las carencias emotivas de Bradley Wiggins y la mucha paciencia que ha tenido la vida con él para haber llegado donde sus capacidades nunca hubieran dado la medida. Entre otros parabienes que Duran dedica al Sir está el regalo en forma de Vuelta a España que la miopía de su equipo le otorgó nada menos que a Juanjo Cobo, cuyo nombre apuntilla y calza entre exclamaciones.

1

Y es que a puertas de este Tour que todos aciertan a señalar como el primero de Chris Froome, si nada se tuerce pues primero hay que correrlo, resulta escandalosa la divergencia que han tomado los caminos del primero y segundo en la Vuelta a España de hace dos años. Mientras el ganador Juanjo Cobo demuestra por qué creer en el ciclismo incluso hoy, que dicen que está mejor que nunca, es complicado, Froome no para de crecer y crecer hasta postularse como favorito único al Tour que empieza en días.

Miren si no la trayectoria del primero keniano y luego nacionalizado inglés antes de llegar a este punto. Sólo la mala gestión del Team Sky le ha privado a Froome de tener una gran vuelta en su haber. En la consabida edición de 2011, en la Vuelta, perdió la carrera por esperar a Wiggins en las rampas imposibles del Angliru, mientras Cobo alumbró su actuación imposible por las lomas astures. Luego, en el Tour, el del año pasado, le tocó ejercer de padre, madre y hermano ante el desvalido poseedor del maillot jaune hasta casi las puertas de París.

No obstante esos momentos de desmelene físico del pasado Tour, momentos apaciguados por radio desde el coche para esperar a Wiggins, han tenido su efecto esta temporada donde Froome ha ido de líder en todas y cada una de las citas a las que ha acudido con su equipo. Incluso, hasta en el Criterium Internacional se permitió destapar las vergüenzas de Richie Porte no sabemos si queriendo o sólo porque se dejó llevar.

De cualquiera de las maneras si una sima existe en la solidez de Froome ésta la vimos en la Tirreno. Cuando la carrera deviene caótica, Froome se tambalea y su Sky naufraga. Si el Tour toma un “perfil italiano”, que debería tomarlo perfectamente si se quiere explotar cualquier opción, el inglés todopoderoso podría tener hasta problemas.

Negro sobre blanco, la lectura de Cobo casi dos años después es muy lejana a la Froome. Aquejado de dolencias múltiples, cada fracaso tuvo una explicación, Cobo culmina desde que ganó la Vuelta tres grandes rondas de forma enhebrada. Miren los resultados: 30º en el Tour 2012, 67º en la Vuelta que corrió con el dorsal uno y el 116º en el último Giro. A este Tour no va ni convocado.

No sabemos qué dirá su pasaporte biológico, pero su rendimiento ofrece matices de perfil dolomítico y eso sí que es constatable. Fichó a última hora por el Movistar por que habría sido indecoroso ver a un ganador de Vuelta a España sin equipo, pero quizá convendría saber por qué ni fichó antes por nadie ni por la cantidad que se le supone a un ganador de Vuelta. Yo, si un día tuviera delante a Javier Guillén, director general de la Vuelta, sólo le haría una pregunta: ¿Qué impresión de produce ver a Juanjo Cobo en el palmarés de la Vuelta a España?

1 COMENTARIO

Deja un comentario