Coffee, tea… and bike

0
6
vistas

“Si has llegado hasta aquí seguramente es porque te flipan las bicis, el café o -en el mejor de los casos- las dos cosas. Si no adoras ninguna de las dos, debes haberte equivocado y quizá estabas buscando esto. Pero si no es así, te damos la bienvenida a La Bicicleta Cycling Café & Workplace, la web del primer café de temática y contenido ciclista de Madrid. Cycling Café?… exactamente ¿de qué va esto? Nuestro espacio nace de la pasión por las bicis, el arte y el café a partes iguales” 

Así reza la entradilla en la web de La Bicicleta Cycling Café & Workplace, un local en el madrileño, y ciclista, barrio de Malasaña, donde si no me equivoco Paco Grande remueve eternamente un café con leche frente a nuestro Perico, “el perejil de todas las salsas”, en el documental que Teledeporte anda repitiendo estos días sobre Miquel Poblet. El lugar es punto de reunión para salidas dominicales –como las excursiones que se popularizaron hace cien años-, arreglar un pinchazo o disfrutar de una exposición que intime en la relación ciudad & bicicleta.

Nuestra amiga Olga Abalos nos habló de la relación de la bicicleta con el café, ella nos propuso este post, pero también metió el té en el mismo saco, y la venta de éste con la bicicleta estampada en el envase. En esta web por ejemplo dos británicos crearon un marketplace de productos relacionados con la bicicleta inspirada en el té. Mezcla rara, a priori lo parece, pero entrar por este sitio, al margen de las cada vez más profusas prendas con motivos “ciclables” estampados, tenemos a nuestra disposición una amalgama de tés que te sentarán como Dios si eres sano y ciclista usual. Un té para cada propósito y momento del día, incluso por su te animas a pedalear bajo las estrellas.

Cada año, el diáfano espacio londinense The Yard acoge una muestra de constructores artesanales de cuadros, diseñadores de moda y de accesorios relacionados con la bicicleta al calor de un buen café. Todo forma parte del London Coffe Festival y aúna los pasos que se dan en el ciclismo urbano con el universo cafetero, algo así como el café lubricara la cadena de la máquina.

Volviendo a España, el Poble Nou barcelonés tiene una cafetería ambulante, Skye Coffee, que sirve el apreciado y cremoso líquido en una antigua furgoneta restaurada que recuerda mucho a esas de las caravanas ciclistas de los años sesenta. En ella se dan cuenta de temas sobre bicicleta, no exclusivamente, y supone un punto de encuentro de gente relacionada con la misma.

Y luego no queremos dejar pasar este pequeño lugar para delicatesen visuales con detallitos y cosas varias que aúnan café, té y bicicleta en botellas, posters, cartelería, paquetes y otros enseres del café. Sienta bien tener un juego de tazas con los colores de los maillots del Tour, igual que te despierta de una mala noche ver un paquete de 250 gramos de café en grano con el nombre de EPO, ese veneno tan intrínseco al ciclismo. Al final si no hay una pizca de maldad todo esto no tendría sentido.

Imgen tomada de aventurasenunabiciplegable.blogspot.com

Deja un comentario