Con F de Freire. Con F de Flecha

1
44
vistas
Qué bien le sienta el sombrero cordobés a Oscar Freire. El triple campeón del mundo ha vuelto a ser protagonista en Andalucía, tras no poder serlo en Mallorca. Camina hacia su cuarta San Remo. Apostar por él siempre sale a cuenta.
Hace tiempo que entrevisté por primera vez a este risueño ciclista de Torrelavega. Hace diez años nada menos. Culminaba entonces su primera temporada en Mapei. Acompañado por el triqui Beltrán jugueteando en un piano, pudimos departir un buen rato en un hotel barcelonés. Saboreaba una temporada que a pesar de sus eternos problemas físicos no fue mala. Ese mismo día fue el mejor en la primera parte, la que se corría en línea, de la extinta Escalada a Montjuic. Se esbozaba entonces en ese ciclista la sonrisa de los que se saben tocados por el éxito. Aquel año fue polémico. Le acompañó un problema, al margen del físico, que no le dejaría en temporadas. En Mapei no apostaban por él como él creía necesario. Pisó el podio de aquella San Remo pero se quejó de lo ufano del apoyo colectivo del cuadro azul. Pareció una partida arriesgada, ya no era el capo como en Vitalicio. En aquel equipo convivía con muchas, y más consagradas estrellas, a pesar de su condición de campeón del mundo.
Pasaron los años y el sino de Freire fue siempre coherente con los problemas que entonces le preocupaban. De haber sido flamenco sería un dios, en España, aunque admirado, la gente siempre se ha identificado más con los fondistas de tres semanas. Es algo que no aguanta. Sin embargo él es una de las pocas grandes estrellas que nunca, nunca, nunca, ha sido ni señalado ni vinculado, ni sugerido en una trama de dopaje. Que en trece años de profesional no te hayan pringado es realmente encomiable, raya el milagro.
Freire ha compartido equipo con Joan Antoni Flecha durante años. La última vez que hablé con Oscar salió a coalición la falta de remate del argentino de origen. Flecha para ganar necesita llegar solo. Hoy Flecha ha vuelto a hacer segundo en una gran clásica en la que ha sido el más fuerte, como en otras tantas veces. Le ha superado su excompañero, y me temo que algo más, Sebastian Langeveld. En 2008 ambos trabajaron juntos durante las grandes citas de la primavera con dudoso resultado. En la Roubaix de ese año Flecha se cayó antes de Arenberg, Langeveld no hizo amago de ayudarle. Aquello quemó al catalán. Hoy su segunda plaza le haya sabido peor que nunca. A un mes de Roubaix y Flandes, Flecha está en el buen camino. Cualquier resultado que no sea el triunfo será una injusticia a su tesón. 

Publicidad

1 COMENTARIO

  1. Enorme Freire, uno de los mejores ciclistas que hemos tenido nunca ,y mucho menos reconocido de lo que debería por no ser lo que en este país se acostumbra.Flecha..esperemos que esta temporada sea mejor que la pasada y pueda sacar su arco ,que no se le oxide.Un abrazo!

Deja un comentario