Corredores que la lían bajando, tampoco hay tantos

0
5
vistas

Recuerdo un Giro de Italia, creo que fue el de 1994. Fue en una de las jornadas dolomíticas, la primera que ganó Pantani, con final en Merano, donde se arrojó el dato de que Dimitri Konyshev había rebasado los 100 kilómetros por hora en un descenso. Sólo pensarlo nos pone “pelopúnticos”.
Hoy lavuelta ha vivido una fenomenal etapa en esa subida que anuncia su rampa, el 14%, pero sobretodo en la posterior bajada. Los Liquigas armaron un corte de cinco con cuatro de ellos en el mismo, algo que realmente no recordábamos desde los tiempos amarillos de la ONCE bajo las órdenes del activo twittero Manolo Sainz. Entre los asistentes al ataque no falló el titular del dorsal número uno, Vincenzo Nibali, de quien me declaro un incondicional fan de los descensos.
Recuerdo la jornada de Le Grand Bornard, hace un par de años en el Tour, cuando Armstrong mostraba asombro ante ese jovenzuelo italiano que se las jugaba con la seguridad de pocos en cada curva. Era Nibali y aquello le presentó en sociedad. Un año después, especialmente en el Giro de Italia, Nibali asombró con dos descensos de muy diferente factura. El primero en la jornada que ganó subiendo y sentenció bajando opositando a ganar un Giro que finalmente se embolsó su compañero Basso. En el posterior descenso del Mortirolo el siciliano llevó de la mano a su líder ante el pressing de Arroyo por detrás en uno de los ejercicios de honestidad y lealtad más notables que he presenciado en los últimos años, pues si al escualo le hubiera apetecido podría haber descabalgado a Basso desde el primer momento.
Las sensaciones de Nibali en el terreno cuesta abajo sinceramente no encuentran parangón en el actual pelotón. Desde su descenso suicida en Cuenca hace unos años, tampoco Samuel Sánchez nos ha deslumbrado en ninguna bajada como aquella. Quizá Evans, con la rara habilidad de mostrarse mejor en mojado, pueda igualarle. Aún resuena esa bajada de Savoldelli camino del Monte Pora en Giro de 2008 apretando a Contador en pos de Di Luca. Lo cierto es que el hoy comentarista de la RAI tiene que verse reflejado en el isleño. Nibali es su digno sucesor, un eslabón que engarza con los Indurain, Chozas, Delgado, … y no muchos más. 

Deja un comentario