Ciclistas sin documentar, también los hay en competición

0
21
vistas

Todos, corredores, directores y auxiliares, hemos de plantearnos ir mejorando en seguridad, y no sólo en la carretera, también en las carreras. Os planteo una situación bastante común y cada vez más frecuente.

Debido a las medidas que se aplican en las carreras de carretera, la guardia civil no permite que se distancie en exceso la situación de carrera entre el primer y el último corredor, poniendo un tope incluso de tres minutos. En el momento que un corredor está a más de tres minutos de cabeza de carrera empiezan a darse situaciones bastante comunes. El coche de equipo del corredor suele estar con los primeros de su equipo, el guardia civil comunica al corredor que está fuera de carrera, el árbitro que circula controlando ese espacio de carrera suele a veces quitarle el dorsal al corredor, u obligarle a que se lo quite, mientras que el coche escoba, algunas veces no se sabe por qué regla de tres, puede que esté más adelante o si el corredor no le pide de subir lo adelanta y punto.

Situación en esos momentos: unos cuantos corredores sueltos ruedan en medio de la circulación, todos sin documentar, y posiblemente sin tener memorizado el recorrido de vuelta a la llegada de la carrera simplemente por desconocerlo, y porque muchas veces el marcaje en los cruces no existe.

Es de recibo pensar que, según normativa, “el corredor” debe de saberse el recorrido y conocerlo. Igualmente el director del equipo debería preocuparse en preparar para este cometido a sus corredores, tarea que no es nada fácil. La mayoría de directores realiza su cometido voluntariamente. Entre semana viven inmersos en su día a día, atosigados por sus obligaciones. Pues no es sencillo viajar a una carrera que se disputa a 800 kilómetros de su casa y tener conocimiento de la zona. Los que nos hemos visto en esta situación sabemos que no es tan fácil. Hay demasiados parámetros a controlar.

Todos tenemos trabajo, pero sería ideal que cada corredor llevase en su bolsillo algo de documentación: un pequeño mapa de la zona y números de teléfono para avisar sobre algún problema pues pueden pinchar, tener un incidente o perderse muy fácilmente si lo que hacen es intentar retroceder o atajar para volver a meta una vez han sido expulsados.

Todos debemos reflexionar, y más cuando hablamos de corredores en edad cadete o junior.

Porque si no, puede pasar que una hora después de la entrega de premios y con la toda la infraestructura retirada de llegada,  el equipo se vea dos corredores desaparecidos no se sabe dónde. A veces evitar estas situaciones es mucho más sencillo de lo que parece.

 

Por Jordi Escursell

Deja un comentario