Cuando el ciclismo era de acero

0
119
vistas

Dentro del BICIRCUIT FESTIVAL, se celebrará el sábado 22 de abril la Cavall d’Acer, para bicicletas clásicas inspirada en la legendaria L’Eroica italiana. En su primera edición nos sorprendieron con un recorrido por carreteras y pistas, con maravillosas vistas, con un inigualable ambiente y premios para todos los participantes en la llegada.

Este año Cavall d’Acer ofrece tres recorridos para que cada participante encuentre el suyo. La más corta de 65Km y 850m de desnivel para los participantes que no están dispuestos a exponer al polvo su bella bicicleta. Un recorrido de 90Km y 1500m con tramos de “sterrato” y subidas que nos ofrecen el premio de increíbles paisajes y la satisfacción del esfuerzo realizado. Y el gran reto de 200Km y 3000m, solo apto para auténticos y auténticas ciclistas como los de antes. Los recorridos transcurren por zonas de especial belleza como Montnegre, La Conrería, Parc de la Serralada de la Marina, Torre Baró, Tibidabo, Montserrat y el punto más alto en el Parc de Sant Llorenç del Munt i l´Obac, Coll d’Estenalles.

Las bicicletas utilizadas tienen que cumplir unas características técnicas. Cuadro de acero, fundas de frenos por fuera de la cinta del manillar, pedales con calapiés, manetas de cambio en el cuadro, ruedas de 32 ó 36 radios. Se datan estas bicicletas a años anteriores a 1987. Es un periodo de cambios, algunos rápidos, otros más lentos. Bernard Hinault empezó a utilizar pedales automáticos Look en 1985. Los cambios en el manillar tardaron un poco, hasta principio de los noventa todavía seguíamos viendo mandos en el cuadro.

Estos cambios tecnológicos, la entrada del aluminio y posteriormente de la fibra de carbono tecnificaron y cambiaron totalmente el ciclismo.

Cavall d’Acer está ligado al reencuentro de los valores del ciclismo de antaño, las grandes gestas, las bicicletas de otra época y los recorridos duros del pasado. Esfuerzo, placer, durabilidad, disfrute, satisfacción, amistad, compañerismo, sostenibilidad, paisaje, territorio no son ajeno a este ciclismo. Por esa razón en los avituallamientos son más un lugar de encuentro que una parada técnica, agua, vino, fruta, pan, zumos, pasta fresca, productos sanos y de la zona, repondrán nuestras energías.

#acerodelbueno simboliza la calidad y calidez, las sensación por encima de las prestaciones, la durabilidad y funcionalidad de las bicicletas realizadas con ese material que se convierte en una manera de ver las cosas. Por otra parte #pedaleaycalla representa la perseverancia y entrega en los tramos especiales, el no importarte las dificultades sin necesitar contarlo y cuantificarlo.

Llenar de color el Circuit de Barcelona – Catalunya, bicicletas con encanto y maillots de lana que no dejan indiferente a nadie. El templo del motor lleno de bicicletas clásicas es la perfecta metáfora que nos transporta a otros momentos y valores. La recuperar bicicletas clásicas es un verdadero festival.

Todos los participantes recibirán una figurita metálica de ciclista pintada a mano y prendas de ciclismo clásico con colores de Cavall d’Acer. Habrán sorteos y premios de libros de ciclismo, sillines Brooks o ediciones limitadas Cavall d’Acer – Essax. Los asistentes al circuito podrán ver una colección de bicicletas que compitieron en esa época, la Otero ganadora de la medalla de oro en las Olimpiadas de Barcelona 92, una Bianchi que perteneció a Il Campionissimo Fausto Coppi, Marino Lejarreta, Bahamontes… incluso de una Antorcha Olímpica también de Barcelona 92. Encontraremos un mercadillo de bicicletas y accesorios clásicos.

Todo rodeado de muchas actividades de bicicleta dentro del Bicircuit Festival

– Para mayor información y consultas, contactar [email protected]
Información e inscripciones.

Publicidad

Deja un comentario